1 de octubre

Cultura

Coronavirus

Modo Podcast: el Galpón 11 se convierte en Usina Sonora con tres nuevas producciones

Se suma una nueva acción para mantener la cultura local activa en épocas de distanciamiento: una plataforma de audios de distintos géneros y con proyección de crecimiento.

Una noche de recital en el Galpón de la Música. La proximidad del río, el bullicio de gente que se agrupa, los sonidos inconfundibles de una banda que empieza a sonar en vivo. Una escena que hoy, en la nueva normalidad, parece sólo posible en el recuerdo pero que cobra vida inusitada al comienzo de uno de los tres podcasts que inauguran la identidad de Usina Sonora del Galpón 11. 

De la necesidad de seguir generando visibilidad para la actividad artística local y la posiblidad de ser producidos aún cumpliendo con las medidas sanitarias correspondientes, nacieron las tres producciones iniciales de este proyecto con grandes aspiraciones: Una banda de historias, Discos de mi ciudad, y Replicante. Con distintos géneros y búsquedas, ya están disponibles en Spotify y Youtube

“Fue un golpe muy duro al principio no poder abrir la puerta del Galpón ni organizar recitales o actividades. Debatimos mucho cómo hacer para que la gente no se olvide del espacio, de las bandas, de lo que hacemos, cómo continuar con esta misión y mantener la presencia. Y de pronto fueron los podcasts lo que nos abrieron esa puerta y nos permitieron tener este otro modo inmenso de llegada, al estar con una producción propia en plataformas de tanta amplitud”, expresó Lucrecia Moras, directora del Galpón 11.

Las medidas de aislamiento y distanciamiento social necesarias para enfrentar la pandemia del coronavirus, obligaron a todos los espacios públicos, pero especialmente a los culturales, a repensarse y reinventarse. El Galpón 11, que a principios de 2019 incorporó en su estructura al programa Ceroveinticinco, ya venía transitando este camino de reflexión incluso antes de la cuarentena. 

“La gran tarea era unir dos espacios con tareas muy específicas. La idea era que el Galpón 11 ganara visibilidad como el Galpón de la Música y la Imagen, porque Ceroveintinico trabajaba esencialmente con imagen, a través de sus escuelas. Empezamos a pensar en una acción que pudiera unir esos dos universos, y entre otras cosas, a principio de año, empezó a rondar la idea de producir podcasts”, rememoró Moras.

Esta visión resurgió con fuerzas en plena etapa de aislamiento social, preventivo y obligatorio. “Empezamos a trabajar el concepto Modo Podcast cuando no se podía salir a ningún lado y debatimos cómo nos reconfigurábamos si no podíamos hacer del Galpón el uso que estábamos habituados a hacer. Y ahí volvimos a los podcasts, porque si bien ya era una propuesta que veníamos delineando, era una de las pocas cosas que podíamos realmente llevar a cabo en cuarentena”, sumó la directora. 

Aún vedados de las posibilidades de acceder al estudio del Galpón, y apelando a la creatividad colectiva y los recursos técnicos con los que cada uno contaba en su casa, se conformó el equipo de producción de Modo Podcast: Leonardo Régoli, Ariel Gianuzzi, Cecilia Tossoni, Carolina Grand, Leandro Rovere, y la propia Lucrecia, con la reciente incorporación de Bruno Acánfora para sumar con su piano música original a los episodios. 

Discos de mi ciudad

Con la premisa de que “los discos son fotografías de un momento musical”, Discos de mi ciudad propone recorrer, en voz de sus autores y autoras, las historias detrás de cada canción de las producciones más emblemáticas de distintos artistas locales. Es así que, en los primeros cuatro episodios, la Rosario Smowing vuelve a Volumen 1, Aldana Moriconi repasa su Suerte (2018), Fabián Gallardo cuenta el detrás de escena de Revelando secretos (1993) y Evelina Sanzo desgrana Curandera, editado en 2014 por el sello de la Editorial Municipal de Rosario. En total, hay diez producidos hasta el momento, que se estrenarán semanalmente. En la cuarta entrega, la Rosario Smowing recuerda su mítico disco de 2003, Volumen I, y el quinto episodio trae las canciones de No pensar, de Mavi Leone. En total, hay diez producidos hasta el momento, que se estrenan semanalmente.

“Lo primero que pensamos es que el eje fundamental de los podcasts tenía que ser difundir la producción de los artistas rosarinos. Por eso el primero que surgió fue Discos de mi ciudad”, amplía Lucrecia. Cada capítulo es un viaje a ese tiempo material y emocional en el que se gestaron las canciones, donde el disco se reproduce mientras cada artista narra los procesos de cada canción.

Detrás de lo que puede parecer una premisa muy simple, hay “un gran trabajo de preproducción y tremendo trabajo de post-producción”. “Discos de mi ciudad se hace por Whatsapp. Primero Leo Régoli habla extensamente los artistas sobre el disco, escucha atentamente cada material varias veces y arma un cuestionario tema por tema. Y lo arma de modo tal que el artista pueda hablar solo y no se note que está dialogando con otra persona. Después viene un trabajo enorme de edición, de limpieza de los audios”, reveló Moras.

Una banda de historias

Si bien este es un podcast de entrevistas, cada episodio comienza con una escena narrativa, la recreación sonora de un recuerdo: un recital de una banda local en el Galpón 11. Esa descripción, tremendamente eficaz en activar la nostalgia colectiva de música en vivo, crea el ambiente de intimidad y cercanía para la charla posterior, donde Leo Régoli y Ariel Gianuzzi dialogan con una banda sobre su historia, a partir de ese show en particular. 

Así, el primer episodio viaja un año al pasado, al “festival peyotero” el sábado 17 de agosto de 2019, donde Mamita Peyote se presentó en el Galpón tras ganar un Independent Music Award en Estados Unidos. En el segundo, la vuelta es al 4 de octubre de 2019, cuando los Matilda presentaron Imaginario PopularLa tercera entrega disponible retrocede hasta la primavera de 2018 con Cortito y Funky una banda que, con pocos años, tiene muchos hitos poderosos para relatar.

“Con Una banda de historias el eje no era sólo una banda de la ciudad, sino una que haya pasado por el Galpón, que tenga historia galponera. Ese era otro formato de podcast y se grabó por Zoom porque entendíamos que era mucho mejor la entrevista cuando se ven las caras, es otro diálogo”, aportó Lucrecia.

Replicante

En lo que es sin dudas la apuesta más ambiciosa de las tres producciones, Replicante mezcla tres géneros de podcast para embarcarse en la nada sencilla tarea de “hablar de la imagen desde lo sonoro”. Replicante es “un personaje de ficción, una creación digital” que puede ser interpretado por cualquier persona y a través del cual se narran crónicas sobre la imagen. 

En el primer y único episodio disponible hasta el momento, Valeria Forcadell, evocando a Replicante, explora la historia de “la casita de fotos instantáneas”: la casita de los Tinnirello del parque de la Independencia, parte de la historia de la fotografía local. La narración se enriquece de entrevistas a personajes clave que van sumando contexto e información, como Eduardo Quintilli, encargado del Archivo Fotográfico del Museo de la Ciudad, Ernesto Aguirre, también del Museo, el propio Raúl Tinirello.


En adición al equipo estable de Modo Podcast, para llevar a cabo Replicante se sumaron Cristian Cabruja (en la locución de las introducciones), Lorena Méndez (ilustraciones) y Juan Luquese (edición y música original).

“El próximo episodio es una suerte de continuación porque vamos a abordar un trabajo que hicieron los chicos de Ceroveinticinco en 2019 en la Escuela de Experimentación de Cine y Fotografía. Un grupo terminó el taller armando una cámara estenopeica en el mirador del Monumento. Así que de cierta forma continua con la línea del primer capítulo que hablaba de la cámara de fuelle, que es un mecanismo similar. Este es casi más teórico.  El tercero que tenemos pensado es sobre el valor de la imagen, lo que implica”, explicó y anticipó Moras. 

Con ganas de más

“En este debatir y pensar los podcasts nos alentó a presentar al Galpón como una Usina Sonora. Porque ahora la idea es seguir con otras cosas que podríamos difundir por este medio. Sabemos que podemos hacerlo. Es un ámbito que queremos seguir explorando”, aseguró Lucrecia.

Entre las ideas que el equipo alinea con entusiasmo, hay algunas en vías de producción y otras que quedarán pendientes para cuando las condiciones de producción sean otras: podcasts sobre libros, sobre plástica, sobre memoria, para preadolescentes e incluso de ficción. Modo Podcast inaugura así un nuevo espacio de producción del Galpón 11, una verdadera usina, a la que habrá que seguir de cerca para no perderse las novedades.