1 de octubre

Cultura

Leer la Ciudad: el derecho a la lectura y los desafíos de las bibliotecas en pandemia

El bibliotecólogo Pablo Murray y el coordinador de la Biblioteca Pocho Lepratti Carlos Nuñez compartirán diferentes vivencias y experiencias sobre el vínculo entre usuarios e instituciones.

El bibliotecólogo y docente Pablo Murray y el docente y activista Carlos Núñez anticiparon algunos de los temas que abordarán como participantes en distintos paneles de Leer la Ciudad, una entrega especial del ciclo Ciudades Más Humanas que tendrá lugar este jueves 3 y el viernes 4 de septiembre.

El acceso a la lectura como un derecho de todas y todos, y el desafío de bibliotecas universitarias, públicas y populares para fortalecer el vínculo con usuarios y lectores en tiempos de crisis y pandemia son los ejes principales de estas charlas virtuales que organiza la Municipalidad de Rosario.

Pablo Murray es director de la biblioteca del campus de la Universidad Católica Argentina (UCA), docente de la carrera de Bibliotecología en el instituto ISET 18, y de la Licenciatura de Bibliotecología de la Facultad de Humanidades y Artes de la UNR. Junto a otros especialistas nacionales e internacionales, se sumará este jueves 3 de septiembre, a las 15, a la charla Bibliotecas en tiempos de crisis (inscripciones aquí).

En esa mesa se hablará del cambio que produjo el encierro en el funcionamiento de bibliotecas públicas y educativas, y la imposibilidad de estas instituciones de encontrarse con sus usuarios de manera tradicional. También sobre las políticas y acciones que se van desarrollando alternativamente para llegar a ese público que no puede asistir a las bibliotecas.

Al respecto, Murray anticipó que, en este contexto de aislamiento, “el rol fundamental del profesional y de la institución es fomentar, profundizar y mantener la comunicación con el usuario”. Y añadió: “Si estoy en la comunidad educativa es mucho más factible, pero si estoy en la comunidad de biblioteca pública tengo que salir, brindar lo existente y establecer una comunicación. Muchas de estas situaciones se resuelven yendo a buscar al usuario, no esperándolo, y ahí es donde cambia el modelo".

"No digo que sea fácil, es mi visión y la podemos discutir”, aseguró el profesional que se prepara para disertar en la mesa virtual que abre los encuentros de Leer la Ciudad, y que también estará integrada por Carme Galve Montore (directora de la Biblioteca Jaume Fuster, Barcelona), Rosa Emma Monfasani (bibliotecaria y profesora en Ciencia de la Información por la Facultad de Filosofía y Letras, UBA), y Javier Gasparri (director de la Carrera de Letras, UNR).

Para Murray, es fundamental “mantener la relación con el usuario, no para saber cómo está sino qué necesita para su conocimiento, ése es el rol de las bibliotecas y hay que hacer la trazabilidad futura, no de la biblioteca como espacio físico sino a nivel profesional, el oficio, tengo que hacer ver y validar el servicio y la conexión con el usuario que tiene un perfil y determinadas búsquedas”.

“Hoy no puedo abrir la biblioteca, cualquiera sea su tipología, para que venga el usuario común y use las instalaciones como espacio de lectura, de encuentro grupal, de estudio, de búsqueda de material o para tener conectividad, acceso a internet, porque el servicio de las bibliotecas se fue ampliando en ese sentido, en lo que se denomina inclusión ciudadana", señaló el bibliotecólogo, y agregó en ese sentido: "Ya veremos cómo salimos de esta pandemia. Mientras tanto hay que enfocarse no solo en la estructura de la biblioteca, sino en mirar al usuario y sus necesidades, siempre, pero hoy mucho más que antes".

En cuanto a una readecuación de los servicios de las bibliotecas educativas o públicas, Murray señaló que el desafío es que "las colecciones tienen que ir migrando de lo impreso a lo electrónico y de lo electrónico a lo sonoro", a la par que aclaró: "Pero no del material que tengo como institución, sino del material nuevo, de lo que voy a conseguir en adelante”.

El derecho a ejercer la imaginación 

Carlos Nuñez es psicólogo, docente y director de la Biblioteca Popular Pocho Lepratti, de barrio Tablada. El espacio fue fundado en 2002 en Virasoro 39 bis en homenaje a Claudio “Pocho” Lepratti, el militante asesinado en diciembre de 2001, pero desde hace un par de años, la biblioteca se mudó a Chacabuco 3085, casa en la que también funciona la FM La Hormiga y un jardín de infantes.

La Pocho Lepratti alberga unos 16.000 libros y recibe a decenas de vecinos y vecinas de la zona sur que asisten a talleres y cursos que allí se dictan. Como es sabido, la pandemia de Covid 19 obligó a todos los espacios culturales y comunitarios a modificar su relación con la comunidad barrial. “Se sostiene justamente por seguir la lógica de la construcción colectiva, y sobre todo porque se acrecientan las necesidades de la comunidad, del barrio”, explicó Nuñez, que coordina la organización desde hace ya 18 años.

“Hay un vínculo construido entre la comunidad y la biblioteca. Y entonces nos buscan, nos llaman. O lo hacemos nosotros, porque conocemos que esas necesidades requieren de derechos que muchas veces no se tienen”, señaló y añadió: “Lo importante es el vínculo construido. Si algo saben los barrios es valorar lo colectivo y lo propio”.

Como espacio de encuentro y contención, la biblioteca popular convoca a la lectura pero, principalmente, “a la lectura del contexto, la del barrio, sus necesidades, su identidad, es la que convoca. La cabeza piensa, donde los pies pisan decía Paulo Freire”, remarcó el docente.

Sobre las estrategias de promoción de la lectura a partir de la experiencia de la asociación civil que funciona en Tablada, contó: “Para nosotros es variada y toma muchas formas: las abuelas y madres con los pequeñines en la bebeteca, a veces una ronda de cuentos, otra los talleres de arte tomando un libro, otras las canciones que se leen en guitarra, o las frases que se estampan en serigrafía o a veces narradores orales que nos visitan o un programa de radio o una jornada de radio abierta al aire libre, o la hora de hacer un rap”.

Este viernes 4 de septiembre a las 15, Nuñez integrará el panel virtual La lectura como derecho (inscripciones aquí), junto a Luis Bernardo Yepes Osorio (bibliotecólogo de la Universidad de Antioquia) y Mónica Bernabé (doctora en Letras por la Universidad de Buenos Aires, investigadora del Instituto de Estudios Críticos en Humanidades). .

En la oportunidad, se hablará de la democratización del acceso a la lectura, de qué políticas son llevadas adelante como mediación para acercarse a los públicos más desfavorecidos, y también de pensar alternativas para generar igualdad de acceso y posibilidades. En este sentido, para Nuñez se trata, lisa y llanamente, “del derecho a los bienes culturales, a disfrutar de la lectura, de ejercer la imaginación, de jugar con las letras. Pero sobre todo es el derecho a luchar por ampliar los derechos, por hacerlos reales”.

Leer la ciudad

Se trata de una actividad especial de Ciudades Más Humanas, el espacio de pensamiento y construcción impulsado por la Municipalidad en conjunto con la Universidad Nacional de Rosario, que surge desde la necesidad de repensarnos como sociedad en el contexto de la crisis sanitaria global ocasionada por la pandemia del Covid-19. Para esto, fue convocado un conjunto de voces de la ciudad y de otros lugares a meditar acerca del presente.

El programa de esta edición se completa con otros dos encuentros, los que tendrán lugar el jueves 3. A las 17 la propuesta es pensar sobre Políticas de lectura, con la participación de Roberto Igarza (doctor en Comunicación, docente e investigador, Bs. As. Argentina), Maite González-Vallejo (Clubes de lectura Uruguay) y Fernanda González Cortiñas (directora CCPE, Rosario Argentina). Inscripciones aquí.

En tanto a las 19, Gonzalo Heredia (actor, lector, Bs. As. Argentina), Camila Oderda (booktuber, Rosario) y Rocío Baró (Club de lectura, Canal 3 Rosario) se encontrarán para aportar sus experiencias en relación a Las nuevas invitaciones a la lectura. En este caso la actividad es abierta y se podrá ver en vivo desde el canal de YouTube de la Secretaría de Cultura y Educación.