17 de junio

Educación

Cultura

Trayecto de Alfabetización: transformar vidas a través de la lectura y la escritura

Se hizo la entrega de diplomas a las personas que participaron del ciclo 2023 de esta propuesta municipal que tiene por objetivo la inclusión y la equidad.

El martes, en la Biblioteca Estrada (Servando Bayo 799) tuvo lugar un acto especial que se constituye como una huella en la vida de muchos: 19 personas que pasaron por el ciclo 2023 del programa Trayecto de Alfabetización recibieron sus diplomas. Es que leer y escribir abre nuevas puertas y posibilidades que facilitan el desarrollo personal y la vida en sociedad. Así, el gris de una jornada marcada por la humedad se tiñó de color a través de la emoción y las sonrisas.  

El Trayecto de Alfabetización que implementa la Municipalidad de Rosario busca garantizar la llegada de toda la ciudadanía a los bienes culturales, así como fortalecer la participación de jóvenes y adultos en la vida social de la ciudad. 

Esta iniciativa se dirige especialmente a quienes que no tuvieron la oportunidad de acceder a la educación formal o que abandonaron la escolaridad, brindándoles herramientas para desenvolverse en un mundo cada vez más exigente en materia de alfabetización.

La metodología de trabajo se basa en grupos de no más de diez personas, en días y horarios prefijados. Se trabaja con diversidad de textos y discursos en situaciones que implican la circulación de prácticas orales, de lectura y de escrituras, tanto cotidianas como literarias.

Un programa para la inclusión

El objetivo principal del programa es que las personas participantes puedan acceder a través de estas actividades a los bienes sociales y simbólicos de nuestro tiempo, particularmente la licencia de conducir. Esto les permitirá una mayor autonomía y participación en la vida social de la ciudad.

Esta propuesta de alfabetización se caracteriza por su enfoque integral, articulando esfuerzos de distintas áreas del Estado como la Dirección de Tránsito, centros de Distrito, juzgados de Faltas, Áreas de Servicios Urbanos (ASU) y Parques y Paseos, entre otras. De esta manera, se busca llegar a un público amplio y abordar las necesidades específicas de cada participante.

A su vez, pone el acento en la recuperación del desarrollo de prácticas alfabetizadoras, estableciendo el vínculo y el afecto como ejes transversales de trabajo. A través de una labor de escucha y acompañamiento, se busca generar situaciones participativas donde la oralidad, la lectura y la escritura adquieren un sentido social y comunicativo.

Débora es capacitadora de Educación Vial en la Dirección General de Tránsito y manifestó que el proyecto es sumamente enriquecedor para todas las personas involucradas: "Fue una experiencia muy linda donde conocí un montón de gente. Allí pudimos conocer sus necesidades y  problemáticas”, explicó.

Por su parte, Luciano hizo el curso el año pasado y se mostró más que agradecido con todo el equipo de capacitación: “No podía sacar el registro porque no sabía leer y escribir. Ahora ya tengo mi carnet y puedo andar tranquilo circulando por la ciudad”.

Marcelo Vázquez es el alma mater de todo esto, trabaja incansablemente en el plan de alfabetización de la Secretaría de Cultura y su cara de emoción lo delata al ver a las personas recibir su diploma. “Esta es una experiencia marcada por un gran compromiso, cariño y afecto por parte de quienes participaron porque, más allá de la instancia de aprendizaje, también se generó un vínculo”, detalló y agregó que el grupo humano que se conformó no solo sostuvo el proceso de aprendizaje y el obtener la licencia de conducir sino que también pudieron “fortalecerse en la lectoescritura encontrarse, reencontrarse con las palabras y también con el universo simbólico y cultural que de alguna manera los hace parte de una ciudadanía más integral”.

Reflexión sobre la ciudadanía y los vínculos

A partir de la comprensión de la escritura como objeto significante, social, cultural e histórico, se propician espacios de reflexión en torno a la ciudadanía, el valor de la palabra, y la re-significación de los vínculos familiares y comunitarios.

El trayecto sigue una secuencia de intervención clara y definida: establecer el primer vínculo con aquellos ciudadanos susceptibles de recibir la propuesta, planificar y desarrollar estrategias de agrupamiento, logística y realización de actividades alfabetizadoras, detectar y activar gestiones pertinentes ante la aparición de necesidades que excedan el acto mismo de la alfabetización.

Lucas de la Torre, subsecretario de Fortalecimiento Institucional y Sociocultural de la Secretaría de Cultura, explicó que a través de dicho trayecto integral de alfabetización todos lograron concretar su trámite de carnet de conducir y, en muchos casos, mejoraron sus condiciones y funciones en los ámbitos laborales en los que se desarrollan: “Entendemos desde la Municipalidad que este es un programa que tiene un gran alcance y logra llegar a un grupo muy importante de personas.” 

Esta propuesta es un claro ejemplo del compromiso del Municipio de Rosario con la inclusión social y la construcción de una ciudad más justa y equitativa. A través de esta apuesta, se busca garantizar que todas las personas tengan la oportunidad de acceder a los bienes culturales y participar activamente en la vida social de la ciudad.