27 de mayo

Emergencias

Prevención

Comienza a descender la altura de los arroyos y disminuye el nivel de alerta

Equipos municipales monitorearon en las últimas jornadas el estado del Ludueña y el Saladillo para evitar riesgos mayores. Tras sus picos en la jornada de ayer, ambos comenzaron a mostrar una baja.

La Municipalidad de Rosario, a través de todas sus áreas operativas, se encuentra abocada a la normalización de la ciudad luego del intenso temporal de la madrugada del sábado. En total cayeron 128 mm en menos de 12 horas (el equivalente al promedio histórico de todo el mes de marzo) y solamente en la última semana se acumularon 338 mm.

En este marco, el municipio monitoreó de forma permanente el cauce de los dos arroyos principales que atraviesan la ciudad, el Ludueña en el noroeste y el Saladillo en el sur, para prevenir posibles desbordes que impliquen un riesgo mucho mayor en la población.

Como buena señal, ambos tuvieron sus picos máximos en la jornada de ayer y comenzaron a mostrar un descenso antes de llegar a los niveles de alerta, lo que permite seguir trabajando en las zonas con anegamientos locales, sin riesgos de desbordes.

“El arroyo Ludueña tiene una cuenca de aporte de aproximadamente 70.000 hectáreas (Pujato, Funes, Roldán y otras localidades), justamente la zona más afectada por el temporal en la jornada de ayer. Es un arroyo que rápidamente muestra su evolución, y si bien durante esta semana duplicó su altura, el monitoreo de ayer nos permitió ver que a partir del mediodía comenzó a descender lentamente”, destacó el director de Defensa Civil, Gonzalo Ratner, en conjunto con el equipo de Hidráulica del municipio.

“El arroyo Saladillo tiene otras características, cuenta con una cuenca de 380.000 hectáreas (Firmat, Casilda, Rosario, VGG y otras). El agua tarda aproximadamente tres días en recorrer la cuenca completa hasta su descarga en el río Paraná. La lluvia en toda la cuenca en la última semana fue similar a la de Rosario, aunque en la jornada de ayer el fenómeno fue mucho más focalizado en nuestro departamento. Si bien se vieron imágenes en las que el arroyo traía mucha fuerza y se detectaron importantes crecidas el miércoles y el viernes de esta semana, desde ayer marcó un franco descenso. De todas maneras, seguimos monitoreando en el transcurso de las proximas horas la evolución del cauce y de la cascada”, sostuvo el titular de Defensa Civil.

“Este sábado 16 de marzo cayeron 128 milímetros en 12 horas y en la semana, un total de 338 mm. Significa que solo el sábado, en un terreno de 10x10 cayeron un poco más de 12.000 litros (1.000 litros por hora)", graficó Ratner, y agregó: "Se tuvo un episodio pluvial muy importante, con el agravante de contar con el suelo casi saturado, por lo que toda el agua caída en la jornada de ayer fue directamente a los canales o produjo anegamientos en las zonas más bajas”.

Por último, detalló que “se alcanzaron los niveles máximos entre el día viernes (arroyo Saladillo) y sábado al medio día (arroyo Ludueña), y esperamos que la baja continúe para no tener riesgos mayores". De todas maneras, aclaró que "igualmente los equipos se encuentran monitoreando de forma permanente ambos cauces para prevenir cualquier tipo de situación extraordinaria”.