24 de noviembre

Cultura

La Quincena del Arte se transforma en Quarentena del Arte

El evento que organiza la Municipalidad para visibilizar y apoyar la producción artística rosarina este año será en diciembre con formato virtual.

Luego de 13 ediciones en 2018 la tradicional Semana del Arte se agrandó y pasó a ser Quincena. Este año se sigue transformando y debido a la pandemia será una Quarentena del Arte virtual. La programación incluye la tradicional subasta La Fugaz y la Noche de Museos Abiertos, entre otras actividades.

La Quarentena del Arte nace de la necesidad de adaptar la Quincena del Arte a los tiempos que corren en un contexto en el que diversos sectores de la cultura se vieron fuertemente afectados. Desde la Secretaría de Cultura y Educación municipal buscan acompañar a los sectores artísticos de la ciudad a través de diferentes acciones que generen espacios para la reflexión, las prácticas y la circulación del arte rosarino.

El jueves 3 de diciembre será La Fugaz Intervenida, que se divide en tres segmentos. Por un lado, desde la sala central del Museo Castagnino serán subastadas las producciones de artistas locales previamente seleccionadas por medio de una convocatoria. Por otro lado, se convocó a G:IRO Circuito de Galerías con una selección de obras pertenecientes a galerías rosarinas para participar de la subasta y con bases sugeridas por las mismas. También, como es habitual en La Fugaz, se realizará la Venta de garage en la que artistas emergentes y compradores –que pueden ser emergentes o no– se encuentren en un espacio común de comercialización directa de esas producciones. Esta edición de la Venta de garage contará con la participación de TSUNAMI , una plataforma online de subastas de arte contemporáneo, y se realizará entre el 3 y el 10 de diciembre.

El viernes 11 de diciembre llegará una nueva edición de La Noche de Museos Abiertos. Cada año los museos y espacios culturales permanecen abiertos excepcionalmente hasta la medianoche con programaciones especiales para recibir a las cientos de personas que participan de esta actividad. Esta vez, bajo la premisa de lo invisible de las colecciones, la propuesta será vía web para compartir una experiencia extraordinaria: aprovechar la virtualidad para exhibir aquello a lo que comúnmente las y los visitantes no puede acceder aún en la presencialidad.

Quarentena del Arte Rosario reúne obras, intervenciones, relatos, experiencias y recorridos inéditos con el profundo deseo de que pronto se pueda volver a ser quincena. Pensar el lugar del arte en esta primera cuarentena para postular el deseo de que sea la última.

Difícil predecir: Arte en cuarentena

Cuando desde la organización del evento se percataron que una semana era exigua para lo que se había llamado hasta ese momento –justamente– Semana del Arte Rosario (SAR), se expande la propuesta a la Quincena del Arte Rosario (QAR). Una quincena que eran catorce días: catorce días conforman este año una cuarentena. Sin embargo, una cuarentena no está definida solamente por el tiempo, está definida también por todo lo que significa y representa. Previamente, eran catorce días de arte en la calle, de encuentros y debates. Como si esa Quincena estuviera diciendo todo lo que no son esos catorce días (que devinieron meses) de cuarentena.

¿Qué significa una cuarentena para el arte y para los artistas? ¿De qué manera pensar el arte en situación de aislamiento obligatorio o distanciamiento social? ¿Cómo se “ensaya la ceguera”?
Aislamiento como método para evitar o limitar el riesgo de que se extienda una enfermedad. Arte como crítica social, denuncia, pregunta, construcción de subjetividad, abrazo, como trabajo. O al revés. Arte como método para evitar o limitar el riesgo de que se extienda una enfermedad. Aislamiento como crítica social, denuncia, pregunta, construcción de subjetividad, abrazo, como trabajo. ¿Cómo se establece un criterio curatorial en una cuarentena del arte? Difícil predecir.


La Fugaz Intervenida: Arte en aislamiento

La Fugaz es un espacio de apoyo a artistas y sus producciones, a su visibilización, circulación y comercialización. Es un lugar de encuentro, de juego y de arte, una subasta que juega al tiempo que compromete con la producción artística. Incluso un lugar de iniciación en la compra y venta de arte o de confirmación del disfrute de coleccionar.

El jueves 3 de diciembre se transformará la sala central del Museo Castagnino en centro de aislamiento para las producciones artísticas que desde allí serán subastadas en una noche anómala, de encuentro distanciado, oxímoron que impone la cuarentena, entre la producción y la adquisición de la obra. Encuentro distanciado físicamente pero muy cerca desde lo afectivo y emocional.

Se les solicitará a artistas de Rosario, previamente seleccionados por convocatoria, un objeto para el evento que será subastado a partir de una base simbólica como es costumbre en La Fugaz. El objeto que se les pide producir (que puede ser también una producción anterior que el o la artista considere pertinente en relación al eje curatorial de La Fugaz) será tal que pueda pensarse como una especie de vacuna no ya para el virus sino para las restricciones e imposibilidades que ha generado la pandemia: una propuesta que no se circunscribe a un tipo de objeto sino que habilita la diversidad y multiplicidad de la producción a partir de algo que conjure al deseo de volver a encontrarnos.

Por otro lado, se le propuso a G:IRO Circuito de Galerías, una selección de obras pertenecientes a galerías rosarinas para participar de la subasta, con bases sugeridas por cada espacio. También, como es habitual en La Fugaz, se realizará la Venta de garage en la que artistas emergentes y compradores –que pueden ser emergentes o no– se encuentren en un espacio común de comercialización directa de esas producciones.