20 de julio

Temas del día

Control

Convivencia

La Secretaría de Control realizó operativos contra picadas en Costa Alta y el Parque de la Cabecera

“Remitimos cinco autos que tenían la suspensión modificada y que, se presume, se iban a utilizan para realizar picadas”, sostuvo la titular del área de Control y Convivencia, Carolina Labayru.

La Municipalidad de Rosario, a través de la Secretaría de Control y Convivencia, realizó durante el fin de semana operativos preventivos en distintas zonas de la ciudad para prevenir picadas ilegales. Una de las zonas donde estuvieron los agentes fue en la zona de Costa Alta, donde se remitieron 5 vehículos al corralón municipal.

La secretaria de Control y Convivencia, Carolina Labayru, señaló que los operativos se llevan a cabo en distintos puntos de la ciudad. Se hacen en forma periódica en inmediaciones de bulevar Oroño y Lamadrid (distrito Sudoeste); el parque Scalabrini Ortiz (distrito Norte), en las adyacencias del Museo del Deporte (distrito Sur) y en La Florida (distrito Norte).

La funcionaria del municipio destacó el trabajo que realiza personal de la Secretaría de Control, tanto en los puestos fijos mencionados anteriormente sino también a través de patrullajes y
monitoreo de convocatorias a través de redes sociales.

“Estamos realizando monitoreos en forma constante, para reforzar el control y evitar que se realicen este tipo de hechos que ponen en riesgo la vida de las vecinas y vecinos de la ciudad”, remarcó.

Durante el último fin de semana se realizó además un operativo preventivo en el extremo norte del municipio (la zona de Costa Alta y el Parque de la Cabecera), donde hace una semana se denunció en redes sociales que se realizaron picadas clandestinas.

Labayru señaló que se reforzaron las tareas de control y que se montó un amplio operativo en la zona, que contó con el apoyo de personal policial. “Remitimos cinco autos que tenían la suspensión modificada y que, se presume, iba a ser utilizados para realizar picadas”, sostuvo.

“Nosotros hacemos controles en toda la ciudad. A veces no es tan sencillo detectar las picadas porque quienes las organizan se van moviendo y son muchos los puntos que se deben monitorear y controlar”, agregó la secretaria de Control y Convivencia, quien además aclaró que cuando se realizan operativos se intenta que los mismos no terminen en persecución, porque eso podría generar mayores problemas y hasta algún siniestro de tránsito.

“Las persecuciones se vuelven más peligrosas, no solamente para la persona que está actuando, que está evadiendo el control, sino para nuestros inspectores y para cualquiera que esté por la calle circulando”, terminó diciendo.