17 de junio

DDHH

Se lanzó una campaña sobre identidad biológica o de origen

Apunta a visibilizar la vulneración de este derecho humano que han sufrido miles de personas en diferentes momentos históricos del país.

Se presentó la campaña «Mi historia, mi derecho». La acción tiene como finalidad visibilizar y difundir la búsqueda que miles de personas llevan adelante en pos de conocer su identidad de origen o biológica y también la de madres y padres que desean encontrar a sus hijas e hijos separados de ellos al nacer.

Esta iniciativa de la Dirección General de Derechos Humanos y Memoria, perteneciente a la Secretaría de Género y Derechos Humanos del municipio, se concretó en articulación con organizaciones de «buscadores», como se denomina a quienes han comenzado el camino de búsqueda de información sobre su origen y a reconstruir con los datos que cuentan la parte que les falta de su historia. La misma pone el eje en el derecho a la identidad biológica o de origen que es el derecho de las personas a conocer su herencia genética y cultural, a sus progenitores, las circunstancias de nacimiento, entre otras cosas.

La campaña consta de una serie de cuatro videos en los que los entrevistados cuentan el duro proceso vivido desde que descubrieron la verdad sobre su pasado, como por ejemplo, cuando se enteraron que fueron apropiadas o que tenían hermanos o hermanas que desconocían.

En muchos casos se trata de bebés que fueron anotados como hijos biológicos por sus familias de crianza y que han vivido sin saberlo durante años. La apropiación de niñas y niños es una práctica muy extendida en todo el país, sobre todo en épocas pasadas en las que la sociedad avalaba y naturalizaba estos hechos, manteniendo el pacto de silencio. Los cambios en la legislación nacional e internacional han modificado en parte esta situación, pero aún continúa vigente.

Este es el caso de Marcelo Fernández, uno de los cuatro testimonios brindados, que siempre sintió que no pertenecía a la familia que lo crió pero lo confirmó cuando ya era adulto. Tanto Graciela Amaduri como Nélida Gauto buscan a sus hermanos; la primera se enteró que tenía una hermana o hermano mellizo luego de una pelea con su mamá a los 40 años y la segunda ya era abuela cuando supo que su hermano menor no había fallecido al nacer.

También existen muchos casos de madres que, por diferentes circunstancias, se vieron obligadas a entregar a sus bebés o se los robaron como a Liliana Leiva, a la que le dijeron en la maternidad donde se atendió en 1988 que su hija o hijo había nacido muerto. Años más tarde pudo comprobar a través de los registros del efector de salud y del cementerio que era mentira y desde entonces no para de buscar.

Los testimonios son acompañados en redes sociales en los que, a través de ilustraciones y textos, se explica qué es el derecho a la identidad biológica o de origen, cuál es la legislación vigente que lo garantiza y los espacios estatales que asisten y acompañan a los buscadores (ver posteos en Instagram 1posteo 2 y posteo 3)

Como cierre de la campaña se realizará una conferencia de prensa que contará con la presencia de representantes de las organizaciones de buscadores. Para las y los integrantes de las mismas, el silencio es uno de los primeros obstáculos que tienen a la hora de conocer algún dato cierto sobre su pasado. “Nosotros no queremos juzgar a nadie, lo que queremos y deseamos es conocer nuestra historia, entender un poco qué fue lo que pasó, para poder sanar algunas heridas y responder a un montón de interrogantes que nos surgen”, explicaron.

Se estima que más de tres millones de personas en el país han sufrido la vulneración de este derecho por causas no vinculadas al terrorismo de Estado: como apropiaciones, adopciones irregulares, robo, venta y tráfico de niños, entre otras causas. En la provincia de Santa Fe, desde 2016, más de 400 personas se han presentado en la Secretaría de Derechos Humanos de la provincia buscando su origen o requiriendo información sobre su familia biológica.

Quienes sospechan que su identidad ha sido suprimida o alterada, o están buscando a un hijo, una hija o integrante de su familia biológica pueden acercarse a la oficina de la Secretaría de Derechos Humanos de Santa Fe (Balcarce 1145) o escribir al 342-5502604.

También pueden comunicarse a la Comisión Nacional por el Derecho a la Identidad (CoNaDi) a los teléfonos (011) 5300-4140 y 11-2756-8330, enviar un mail a la dirección de correo electrónico identidadbiologica@jus.gov.ar o ingresar a https://www.argentina.gob.ar/servicio/derecho-la-identidad-biologica.