2 de octubre

DDHH

Distritos

Distrito Norte: Escuelas pintaron murales en homenaje al último rosarino caído en Malvinas

La plaza Soldado Desza fue el escenario de «Pintemos la Paz por Malvinas», proyecto desarrollado en el marco del 40° aniversario del conflicto bélico.

Ocho escuelas de la zona norte de Rosario tiñeron de color a la plaza Soldado Desza, ubicada en Spegazzini y pasaje Apóstoles, del barrio La Florida. La jornada denominada «Pintemos la Paz por Malvinas» fue la culminación de un proyecto de muralismo colaborativo organizado por la Comisión Permanente de Homenaje a los Soldados Argentinos Muertos en Malvinas, con la colaboración de la Municipalidad de Rosario y el Concejo Municipal.

La iniciativa formó parte de los homenajes rendidos en el marco de #Malvinas40Años y, más específicamente, de los dedicados a Sergio Raúl Desza, el último rosarino caído en el conflicto bélico de 1982. «Pintemos la Paz por Malvinas» se inscribe en un conjunto de acciones entre las que se destaca la designación del pasaje peatonal Soldado Sergio Raúl Desza, llevada a cabo el 2 de abril, y la instalación de su señalética, inaugurada el 14 de junio (aniversario del fallecimiento del combatiente y, también, día en que se firmó la rendición argentina).

“Detrás de cada plaza hay una historia que honrar pero, en este caso, hubo pintadas de los cuadros de la ciudad”, expresó Gabriela Acquaroli, hija del fundador de la Comisión Isidoro Acquaroli.

La jornada comenzó con unas palabras de Elisa Caballero Rossi, directora del Distrito Norte, y Silvia Giacobbe, secretaria de la Vecinal Florida Norte. Luego del himno, el mural, alumnas y alumnos de ocho escuelas –N° 69 Gabriel Carrasco, N° 613 Ovidio Lagos, N° 141 República de México, N° 1262 San José Obrero, N° 824 República del Uruguay, N° 6397 San José de Calasanz, N° 1315 Itatí de Corrientes y N° 1405 C.E.F.I.– tomaron pinceles y comenzaron a pintar.

Trabajo colectivo y colaborativo

Las escuelas que participaron de la actividad recibieron propuestas individuales de cada estudiante y fusionaron elementos de todas ellas hasta arribar en el boceto final. A través de las pintadas, los colegios buscaron trabajar una relectura del proceso histórico de Malvinas a través del cual poder transmitir un mensaje de convivencia y de paz.

La actividad estuvo marcada por un espíritu de celebración respetuosa. “Como en el barrio todavía están viviendo los familiares del soldado Desza, la idea era que sea un lugar no solo de reflexión sino un lugar alegre; que el mural represente el amanecer de la nueva vida”, dijo Celina Massa, docente de plástica de séptimo grado de la escuela Gabriel Carrasco.

María Noel Galuppo, de la escuela San José Obrero, agregó: “La idea fue trabajar la temática de Malvinas desde otro lado, no desde la guerra sino desde cómo no llegar a una guerra”.

En palabras de la docente de plástica de sexto grado Silvana Esteban, la escuela Ovidio Lagos optó por transponer el conflicto bélico a dinámicas interpersonales que sean asequibles para el público más joven: “Empezamos a hablar del diálogo, de aceptar al otro, de la importancia de perdonar y aceptar que el otro piensa distinto, que yo puedo tener razón pero el otro también puede tener una parte de razón. De, en una diferencia, poder decir ‘te respeto’ o ‘te perdono’ y en eso hacer un ambiente donde realmente haya paz. Ellos todavía no entienden lo nacional pero sí lo que pasa en su familia o dentro de la escuela”.

La escuela República del Uruguay, en su mural pixelado, tomó inspiración del arte geométrico de M. C. Escher; mientras que la escuela San José de Calasanz hizo lo propio con los cuadros de Romero Britto y la poesía de Silvia Beatriz Zurdo.

Con respecto a «Pintemos la Paz por Malvinas», la hermana de Sergio Desza, Gabriela, se mostró particularmente conmovida. “Nos pareció una idea magnífica hacer participar a las escuelas y que ellos expresaran sus sentimientos hacia Malvinas. Como todos los 2 de abril vienen los veteranos, la idea era que cada vez que vengan se sientan celebrados y que vean que los niños se involucran; que esto se ‘malvinice’ y no se pierda”.