18 de julio

Temas del día

Cultura

Distritos

Semana sanmartiniana: más de 800 vecinos disfrutaron de una jornada cultural en el Parque Oeste

El encuentro incluyó la presentación de grupos musicales y de danza, venta de artesanías y comidas típicas nacionales, y un homenaje a la más popular de las infusiones en Argentina: el mate.

A pesar de las nubes y las intermitentes lloviznas que cayeron durante la tarde del lunes 17 de agosto, más de 800 vecinas y vecinos se acercaron al Parque Oeste para conmemorar un nuevo aniversario de la muerte del General José de San Martín y vivir un momento típicamente argentino.

Así, a lo largo de seis horas, numerosas familias disfrutaron de las actividades organizadas por el Área Cultura del Distrito Oeste en conjunto con la Dirección de Actividades Integradas de la Secretaría de Cultura y Educación. Como propuesta principal, se situaron en el predio de Cerrito y Rouillón dos escenarios de folclore, uno de ellos exclusivo de chamamé, donde se presentaron intérpretes solistas y diversos grupos musicales y de danzas.

Entre los artistas y bandas que amenizaron el encuentro e hicieron participar y divertir a todos los concurrentes se destacaron Gustito a Mistol, Silvia Góngora, Luciano Jazmín y Guillermo Benítez, Juancito Benítez y la Rebelión Chamamecera, Nélida Argentina Zenón, Mendocitas y sus Chamameceros y Las Reliquias Tarragoseras, mientras que el baile llegó de la mano del Taller de folclore del Centro Cultural Teatro el Viaducto y de las agrupaciones Gauchito Gil, Coe-mbota, Ahijado Ecos del Chamamé y Pegando Zapucay.

Además, en distintos sectores del lugar se colocaron puestos de venta de diferente índole. Por un lado, emprendedores de la zona agasajaron a las familias con comidas típicas argentinas; por el otro, grupos de diversas organizaciones sociales exhibieron y comercializaron sus artesanías y prendas tradicionales.

El mate fue protagonista del evento y el eje de la consigna de la tarde: cada vecino que se animara a contar un relato sobre esta costumbre nacional recibía un mate y una bombilla de regalo. De esta manera, muchos jóvenes y adultos se decidieron a compartir con los habitantes del barrio sus historias y anécdotas, llevándose a sus casas el artesanal obsequio.

Los presentes, a su vez, integraron a los festejos por la semana sanmartiniana el popular homenaje a la Pachamama, a partir del cual se le pidió un permiso simbólico a la Madre Tierra para abrirla y sembrarla.