25 de octubre

Cultura

Las ferias Arriba Rosario son un circuito cultural y comercial que potencia el trabajo

Se trata de 10 ferias estables distribuidas en plazas y espacios verdes de la ciudad, emplazados en la franja costera desde el Parque Nacional a la Bandera hasta La Florida.

Las Ferias Arriba Rosario conforman un paseo cultural y comercial icónico en Rosario. Además generan un circuito de distribución y consumo de productos que afianzan las economías alternativas y la participación de las y los ciudadanos.

Se trata de diez ferias estables distribuidas en diferentes espacios públicos, principalmente plazas y espacios verdes de la ciudad, emplazados en la franja costera desde el Parque Nacional a la Bandera hasta La Florida. Funcionan durante todo el año, con un esquema de puesteros fijos, seleccionados por fiscalizaciones anuales y un cupo para visitantes eventuales.

Las ferias suman más de 600 puestos y están agrupadas bajo dos grandes denominaciones: por un lado las ferias de artesanías, manualidades y arte popular; y por el otro, ferias culturales de exposición y venta de objetos usados y/o antigüedades, integradas por dos mercados: el Retro y el Roperito.

Sobre las Ferias Arriba Rosario, el secretario de Cultura y Educación, Dante Taparelli, expresó: “Las ferias rosarinas son el corazón y el motor para salir de esta crisis instalada por la pandemia de covid-19. Una forma de expresión que es cultura, trabajo, creatividad, imaginación. Hace veinte años pensamos este proyecto para salir también de un contexto de crisis y hoy vemos el crecimiento y su materialización como parte de la cultura rosarina. La labor del artista, del feriante; es la metáfora que necesitamos para mirar el futuro desde el vínculo amoroso que solo lo comunitario puede sostener”.

Por su parte, Luciana Laura Ramoneda, de El Roperito, dijo: “Siempre se vendió en la feria, que es un lugar maravilloso donde no solo la gente consigue lo que necesita, sino que también va de paseo, en familia: es un lugar muy agradable. En relación a la situación post pandemia, la feria funciona muy bien. Con aproximadamente sesenta puestos, la gente responde muy bien y es hermoso ver que la gente puede vestirse con nuestras prendas, que son cosas contemporáneas y retros, con gran variedad y con productos y ventas que se acrecientan”.

Y continuó: “Nos ayuda a la economía de todos, sobre todo porque las ferias se han puesto de moda. La gente se viste mucho hoy en las ferias. Hoy es muy difícil comprar ropa nueva y nosotros tenemos para ofrecer todos los tamaños y medidas, productos de excelente calidad en muy buen estado y bajo precio. Realmente nuestra feria es un paseo y también una buena forma de comprar y recrearse la vista”.

Mientras tanto, Ariel Ponz, del Mercado Retro, contó: “Es una forma secundaria de tratar de paliar la situación. El 80% de nuestros feriantes lo toma como un recurso muy importante para su economía. Hay más movimiento en las ventas aunque cuesta conseguir mercadería en por la situación actual de los precios”.

Días, horarios y ubicación de las Ferias Arriba Rosario

Feria La Fluvial. Parque Nacional a la Bandera. Funciona los sábados de 16 a 20, domingo de 12 a 20 y feriados de 12 a 20 hs. Comprende tres sectores: Paños al piso, Puestos, Pueblos Originarios.

Mercado de Pulgas del Bajo. Parque Nacional a la Bandera. Av. Belgrano y Buenos Aires. Funciona los sábados de 16 a 20, domingo de 12 a 20 y feriados de 12 a 20 hs.

Feria del Encuentro. San Martín entre San Juan y San Luis, con artesanos locales y emprendedores sociales. Funciona de miércoles a sábados de 10 a 18 hs.

Feria del Bulevar. Parque Norte. Ubicada entre Av. Rivadavia, Bv. Oroño, Alvear y Av. Illia. Funciona los sábados de 16 a 20, domingo de 10 a 20 y feriados de 12 a 20 hs.

Feria del Parque Alem. Explanada del Centro Cultural Parque Alem. Nansen y Paseo Ribereño. Funciona los domingos de 10 a 18 hs.

Mercado Retro La Huella. Av. Rivadavia al 2300. Funciona los sábados de 16 a 20, domingo de 12 a 20 y feriados de 12 a 20 hs.

El Roperito. Av. Rivadavia al 2500. Funciona los sábados de 14 a 20, domingo de 12 a 20 y feriados de 12 a 20 hs.

A excepción del Mercado de Pulgas que existe en la ciudad de Rosario desde el año 1982, el resto de las ferias surgieron después de la crisis del año 2001, promovidas por el Estado local como proyectos de inclusión social a través de la cultura; reconfigurando el funcionamiento de los espacios públicos y apostando a la conformación de nuevas comunidades económicamente activas impulsadas por la vía del trabajo artesanal, manual y de recuperación y reciclado de objetos en desuso; pensando en generar espacios para potenciar la economía creativa de la ciudad.

En la actualidad, pensadas desde el ámbito de las economías creativas, cada producción a mano es un bien cultural de gran valor simbólico y ocupa un importante sector en las industrias culturales.
Son una expresión de la diversidad cultural no solo respecto a los objetos que dan identidad a cada una de ellas sino también en referencia al modo en que cada uno de esos objetos y sujetos que la habitan se relacionan con la ciudad, sus habitantes, sus costumbres, sus paseos.

Por otra parte, se constituyen como un atractivo turístico por excelencia, un corredor de ferias consolidado a nivel local y regional.

Ferias especiales de plaza Pringles

Están conformadas por cuatro ferias: dos ferias solidarias para el día del padre y de la madre respectivamente, con una duración de cinco días corridos para cada una, una feria en vacaciones de invierno y otra en vísperas de navidad, que duran diez días corridos.

Son especiales porque, además de realizarse en torno a fechas y festividades particulares, a diferencia de las clásicas ferias artesanales regulares de fines de semana, éstas reúnen a las y los artesanos que son parte de cada una de ellas. Tal es así que en cada feria especial de plaza Pringles, se encuentran montados cien puestos de artesanías rosarinas, que cada día se renuevan dando lugar a los más de 380 artesanos empadronados en el sistema de Ferias Arriba Rosario.

¿Cómo participar?

Mediante un proceso de fiscalización, cada año se incorporan nuevos puestos al circuito de ferias. Es una instancia regida por la Ordenanza Nº 8682/2010 que apunta a enriquecer y cualificar la producción artesanal de la ciudad. Los interesados pueden inscribirse en un período de tiempo determinado a las vacantes ofrecidas según el rubro saturado de las mismas para luego acceder a una instancia de fiscalización.