22 de octubre

Deportes

Turismo
Historias de vida

Un homenaje en su día: “No hay pasión más grande que ser mamá”

La Municipalidad invitó a mujeres que representan el mundo del deporte y del turismo a compartir sus experiencias e historias sobre cómo viven la maternidad.

En el marco de la celebración del día de la madre este domingo 18 de octubre, la Municipalidad de Rosario convocó a destacadas mujeres del mundo del deporte y del turismo a compartir sus experiencias e historias sobre cómo viven la maternidad.

Las deportistas Graciela Scaglia, Vanina Correa, Marcela Rizzotto y Etel Sánchez, así como Maggie Stabile y Silvina Balbi, ambas del ámbito turístico, coincidieron en señalar que ser madre puede resultar una experiencia compleja: ir a buscarlos al colegio, ayudarlos a hacer la tarea, comer juntos y noches sin dormir cuando se enferman.

En el mundo del deporte, las convocadas sostienen que muchas veces la maternidad no aparece en el diccionario de la disciplina y que aquellas atletas que eligen ser madres en el mejor momento de sus carreras son miradas de reojo e incluso criticadas por su entorno. Algo parecido sucede en al ámbito del turismo, donde decidir sobre lo profesional o lo maternal es una dicotomía difícil de superar.

Aún así, para muchas maternar tiene un gran valor y destacan el proceso de ver crecer a sus chicos o chicas, los aprendizajes constantes y la transformación personal que esto implica.

Es que tanto en el deporte como en turismo, la maternidad supone toda una vivencia llena de desafíos y de aprendizajes. Pero si hay algo que la resume es el amor.

Los testimonios

En el deporte, el desafío es combinar la excelencia deportiva del alto rendimiento con la rutina de crianza diaria. “Ser madre y deportista profesional es muy difícil, pero siempre son ellos los que me empujan a seguir”, indica Vanina Correa, arquera de la selección argentina de fútbol y del Espanyol de Barcelona. “Gracias a ellos llegué a donde llegué. No hay pasión más grande que ser mamá”, agrega Graciela Scaglia, entrenadora nacional de atletismo y madre de tres hijos.

Para la nadadora Marcela Rizzotto, una de las máximas medallistas paralímpicas de la historia argentina e investigadora del Conicet, “ser madre enseña todos los días a ir de lo racional a los sentimientos”. Algo similar expone Etel Sánchez, quien junto con su hermana Sofía participaron de los Juegos Olímpicos de Londres 2012 y Río de Janeiro 2016 en nado sincronizado. “Doy la vida sin esperar nada a cambio. Es un amor que no conocía antes”, cuenta.

En el turismo, la maternidad se entremezcla con trabajo, viajes laborales, recorridos guiados con grupos y muchas otras actividades. Maggie Stabile, gerente de LS Travel Group, afirma: “Ser madre es un trabajo extraordinario, los hijos son los que nos empujan a dar lo mejor cada día”. Desde otro de los rubros turísticos, Silvana Balbi, guía nacional de turismo, expresa: “No hay reconocimiento más grande que la mirada de tu hijo al verte hacer lo que te gusta”. Es así como para ellas la maternidad las empuja a desafiarse y entregar todo de sí.