3 de julio

Gobierno

Líderes barriales y agentes de la GUM se capacitaron en técnicas de prevención de la violencia

Durante tres meses se prepararon para cumplir un rol central en la construcción de la convivencia ciudadana, facilitando el diálogo y gestionando la resolución de conflictos en los barrios.

La intendenta Mónica Fein, junto a los ministros de Seguridad, Raúl Lamberto; y de Justicia y Derechos Humanos, Juan Lewis, participó de la entrega de diplomas a líderes comunitarios que se capacitaron en técnicas de mediación y prevención de la violencia. El acto tuvo lugar en el salón de la Plaza Cívica de la sede local de la Gobernación.

El curso se desarrolló bajo el lema “Compartiendo aprendizajes para la convivencia social”. Su instrumentación se fundó en el hecho de que los líderes comunitarios cumplen un rol vital en la construcción de la convivencia ciudadana, ya que pueden facilitar el diálogo y gestionar la resolución de conflictos en el barrio y en su entorno.

De la capacitación, que tuvo una duración de tres meses, participaron unos 45 agentes de la Guardia Urbana Municipal (GUM) y vecinos de distintos barrios de la ciudad identificados como referentes en sus comunidades. Los cursos estuvieron a cargo de las abogadas Natalia Frizzo y Elba Acosta, mediadoras de la Dirección de Desjudicialización de Conflictos del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Provincia de Santa Fe.  

Previo a la entrega de diplomas, la intendenta agradeció a los vecinos y empleados municipales que participaron de los cursos “porque son los que mejor conocen los barrios donde viven, trabajan, se desarrollan”.

Fein agregó: “Conocen los conflictos que muchas veces surgen por temas menores, pero que si no los abarcamos en el tiempo adecuado pueden convertirse en problemas más graves, que terminan alejando esta posibilidad de la palabra y del diálogo para resolverlos y se convierten en una problemática dentro del barrio que muchas veces termina en hechos de violencia”.

“Esta misma experiencia –indicó la intendenta– la estamos desarrollando en los hospitales municipales, ya que desde estos efectores nos planteaban que los ciudadanos concurrían a veces con mucha violencia. Y el trabajo que desarrollamos con el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos nos permitió reconocer que muchas veces la propia organización institucional también genera un hecho de violencia".

"Llegar a un hospital y no saber qué está pasando, si nos atienden o no, si no tenemos esa palabra justa para tranquilizarnos en un momento de mucha angustia, genera también una acción de violencia. Por eso, cambiar algunas normas institucionales permiten evitar esa conflictividad”, terminó diciendo Fein.

Por su parte, el ministro Lamberto sostuvo que “en estos tiempos que vivimos, de violencia e inseguridad, las soluciones no pueden darse solamente con la participación policial. Debe haber mecanismos que vayan modificando conductas, que vayan logrando acercamientos, diálogo entre vecinos, que vayan bajando los niveles de conflictos que a la larga pueden llevar a hechos delictivos”, señaló.

“Estamos convencidos –dijo el ministro de Seguridad– de que este es el camino que necesitamos, porque abre otras perspectivas; y entendemos que en el campo del Derecho estas mediaciones nos acercan a metodologías para resolver los conflictos de una forma diferente”, aseguró.