13 de julio

Control

Seguridad
Servicios

Fueron clausuradas tres remiserías ilegales en zonas oeste y noroeste

Durante el operativo, se secuestraron equipos de comunicación y un auto. En lo que va del año, se remitieron al corralón municipal más de 80 remises sin habilitación

La Municipalidad de Rosario, a través de la Secretaría de Control y Convivencia Ciudadana, informó que este jueves se clausuraron tres remiserías ilegales ubicadas en las zonas oeste y noroeste de la ciudad, las que operaban sin permiso municipal, por lo que se procedió a su cierre definitivo. La situación había sido denunciada por el Ejecutivo local ante la Justicia, que dispuso los allanamientos y el cierre de los locales.

El secretario de Control y Convivencia Ciudadana, Pablo Seghezzo, explicó que agentes municipales a su cargo, en colaboración con efectivos de la Unidad Regional II de la Policía de Santa Fe, llevaron adelante los operativos en Amenábar al 5400, en Garay al 5700 y en Derqui al 7500, bajo una orden judicial emanada por el Juzgado de Faltas de la Segunda Nominación.

“El Ejecutivo municipal detectó el funcionamiento irregular de estos locales y accionó ante la Justicia para lograr terminar con esta actividad ilegal”, explicó el funcionario. De acuerdo a los datos brindados, los agentes municipales y policiales se presentaron en los tres domicilios donde pudieron constatar que, efectivamente, se desarrollaban servicios de remisería sin la habilitación correspondiente”.

“Ante la carencia de permisos para funcionar como remisería, procedimos a clausurar los tres locales”, indicó el funcionario y destacó el secuestro de equipos de comunicación así como el de un auto, utilizados para los servicios. Dicha unidad fue remitida al corralón municipal.

Las agencias de remises deben contar con un permiso del gobierno municipal para su funcionamiento. En tanto, los vehículos requieren ser conducidos por personas habilitadas como choferes ante la Municipalidad. Cabe señalar que, en lo que va de 2014, más de 80 remises fueron secuestrados y trasladados al corralón municipal por circular en condiciones indebidas.

La intervención llevada adelante por la Secretaría de Control y Convivencia Ciudadana forma parte de una política integral municipal cuyo objetivo es promover condiciones de seguridad y convivencia en la ciudad, a través del control del cumplimiento de las normas.