26 de febrero

Intendencia

La intendenta juró en el Concejo y expuso los ejes del nuevo período de gobierno

Frente a su segundo mandato remarcó: "Rosario nos reclama un tiempo nuevo". "Ciudad inclusiva, sostenible, segura y resiliente", resumió tras detallada caracterización de los desafíos a enfrentar.

En el inicio de su segundo mandato al frente de la Municipalidad de Rosario por voluntad popular expresada en los comicios del pasado 14 de junio, la intendenta Mónica Fein juró en la tarde de este jueves 10 de diciembre ante los integrantes del Concejo, reunidos en sesión especial para dar comienzo al nuevo período de gobierno local. En su mensaje en el Palacio Vasallo (Córdoba 501), tras la toma de juramento concretada por la presidenta del cuerpo, Daniela León, la mandataria repasó logros y desafíos pendientes de la ciudad y destacó que "se inicia hoy en Rosario una etapa de profundos cambios, que estarán a la altura de lo que la sociedad nos está reclamando".

Frente al pleno de los legisladores locales, Fein juró "por la Constitución Nacional y la vigencia del sistema democrático" brindarse a la tarea de dirigir los destinos de la ciudad y desató los aplausos y vítores de familiares, amigos, funcionarios municipales, provinciales y legisladores y publico presente en el recinto, al que la intendenta llegó caminando desde el Palacio de los Leones junto al gobernador electo Miguel Lifschitz y sus flamantes secretarios de Gobierno, Gustavo Leone, y General, Pablo Javkin. 

En su mensaje a los concejales y tras agradecer la asistencia de todas las autoridades presentes y también a "compañeros de ruta, familia, vecinos y vecinas", la jefa municipal sostuvo que "este 10 de diciembre, Día de los Derechos Humanos, venimos a este recinto no sólo a concretar una nueva renovación en el gobierno municipal, sino también a celebrar 32 años de democracia en nuestro país; y a decir que somos hijos y nietos de los que lucharon por cada derecho conquistado, de los que no callaron para lograr una mayor libertad e igualdad".

La mandataria remarcó que las ciudades tienen "nuevos desafíos que merecen y requieren de nuestra permanente dedicación para mejorar la vida de quienes están en situación de pobreza, para enfrentar la injusticia, para ampliar los valores de ciudadanía, fortalecer las bases del diálogo y la convivencia, consolidar la institucionalidad, enfrentar con tenacidad el dolor, las causas que genera la violencia en el corazón de nuestro territorio" y destacó que el compromiso desde Rosario "es afrontar estos desafíos, priorizando la plena vigencia de los Derechos Humanos, derechos que garantizan a todos y todas por igual la posibilidad de una vida digna". 

"Mi mayor compromiso es el que vengo a asumir con ustedes, con el conjunto de los rosarinos y rosarinas representados por este Concejo Municipal: trabajar todos los días en defender los legítimos intereses de nuestra ciudad con los distintos poderes del Estado, ocupando el lugar de importancia que esta ciudad merece para la toma de decisiones", agregó. 

Rosario sustentable

"En un mundo donde los grandes intereses económicos, el lucro, la especulación y el consumo se imponen sobre las personas y amenazan la cohesión de sus sociedades, esta ciudad seguirá defendiendo el irrenunciable valor de la vida. Desde Rosario voy a liderar y trabajar incansablemente para construir una ciudad cada día más humana", planteó luego.

En ese sentido, la intendenta recordó el compromiso asumido por la ciudad "en Roma, convocados por el Papa Francisco y junto a 50 ciudades de las más importantes del mundo; también en la Organización de las Naciones Unidas ratificando los 17 objetivos de desarrollo sostenible, para combatir la pobreza, la desigualdad y el cambio climático; y recientemente en la Cumbre de París junto a más de 1.000 alcaldes de todo el planeta", y más adelante agregó: "Por eso en Rosario vamos a cumplir nuestro compromiso y la palabra empeñada: ciudad inclusiva, sostenible, segura y resiliente". 

Así, Fein convocó a "construir una ciudad con movilidad sustentable que permita la convivencia de las distintas formas de movilidad y recupere el valor del espacio público como el más democrático; una salud sustentable que promueva en las personas la seguridad alimentaria, la educación, la práctica deportiva y el empleo, con un hábitat digno; una economía sustentable que haga eje en la persona, respetuosa del ambiente".

También hizo hincapié en el desarrollo de las economías locales, la gestión de residuos, la creación de energías renovables, la agricultura urbana y el ordenamiento territorial, entre otros ejes, y aclaró que "más allá de las diferencias ideológicas y políticas, manifiesto mi voluntad de diálogo permanente entre los distintos sectores políticos de la ciudad; entre los distintos actores de la sociedad y entre todos los niveles del Estado. Ninguna diferencia puede ser más importante que aquello que necesita el colectivo de los ciudadanos", y resaltó que "se inicia hoy en Rosario una etapa de profundos cambios, que estarán a la altura de lo que la sociedad nos está reclamando".

"He aprendido de mis aciertos y mis errores –continuó–. Porque hay una realidad diferente, un escenario distinto, porque asumo con la responsabilidad de gobernar con una mirada nueva, con la capacidad para advertir a tiempo las nuevas realidades que se presentan en el plano nacional, en el mundo, pero con un eje común en las ciudades".

Y precisó: "Asumo con ustedes la gran responsabilidad de generar compromisos y adhesiones de una sociedad que abrace la educación en valores, la tolerancia, la solidaridad y una mirada más activa hacia los otros, para generar confianza entre pares, entre nuestros hijos, el respeto por las normas y el pacto social que garanticen el funcionamiento de una sociedad con más armonía.

Participación, desigualdad y el Estado como "gran articulador social"

"Los desafíos de la Democracia se superan con más Democracia", planteó la intendenta en otro tramo de su mensaje y añadió que "promover ciudadanos activos, que participen, se involucren en la definición de políticas, y se apropien de cada espacio de la ciudad en la que nacieron y eligen vivir es una condición indispensable para nuestra concepción de gobernabilidad".

"La desigualdad social sigue siendo la mayor debilidad de nuestros tiempos; y en este sentido, defenderemos el rol indelegable del Estado como ese gran articulador social capaz de garantizar el ejercicio efectivo de los derechos", agregó.

En ese marco, señaló que "aún hoy, en nuestra ciudad hay niños y niñas en situación de vulnerabilidad, hay jóvenes llenos de incertidumbre en su futuro, mujeres víctimas de la violencia, una violencia que no sólo se manifiesta físicamente sino también en cada negación o restricción de sus derechos en iguales condiciones que los varones".

"Por esto, –prosiguió– todas nuestras políticas y acciones en materia de Salud, Desarrollo Social y Deporte, las de Hábitat y espacios verdes y comunitarios; las de educación y cultura, las de movilidad, e infraestructuras van a comprometerse en  la construcción de nuevas y mejores realidades".

Y detalló que "cada respuesta y cada acción será aplicada a partir de una mayor territorialidad de todas nuestras políticas, orientando soluciones a escala barrial, priorizando siempre las instancias de participación y aporte de vecinos y vecinas. Más y mejor descentralización, más integración social y urbana y menos segmentación y fragmentación serán las bases conceptuales de todas las políticas en el territorio".

"Ante la migración forzada, intolerancia, violencia, economías delictivas que destruyen los vínculos y los pactos sociales; en Rosario vamos a trabajar todos los días para vivir mejor", aseveró.

Violencia urbana: no sólo el delito

Por otra parte, afirmó que "sabemos que el mayor desafío sigue siendo el de construir la ciudad de la convivencia. Sabemos que la violencia urbana se enfrenta no sólo atacando el delito, donde seguramente coordinaremos con los gobiernos provincial y nacional. Estamos convencidos de que se enfrenta también generando más oportunidades, logrando el cumplimiento de la ley para que no haya más impunidad, construyendo espacios de encuentro, tolerancia y paz social" y resaltó que "nosotros estamos preparados para asumir con fuerza este reto. Vamos a construir la cultura de la convivencia". 

Gabinete renovado y plural, y sobre todo, diálogo

La jefa municipal puso en valor además la conformación del nuevo gabinete, al que calificó como "un equipo plural que estará en permanente diálogo con la comunidad toda" y aseguró que "viene un tiempo mejor, porque esta ciudad siempre nos obliga a ser mejores, siempre nos hace mejores".

"Me tocó enfrentar desafíos terribles –confesó–. Me tocó por sobre todo aprender que siempre tenemos que buscar más, que hay un mandato inflexible de nunca  parar, de ir por lo que viene, de adelantarse a los tiempos para llegar antes".

Asimismo, expresó que "la ciudad nos pide cuidar lo bueno, pero también avanzar en otros desafíos. Nos reclama escucha, y nos exige avanzar. He aprendido mucho en este tiempo, día a día. Me toca encabezar un periodo nuevo, porque como siempre, Rosario nos reclama un tiempo nuevo", y añadió: "Quiero convocarlos a que juntos mostremos que acá, a la orilla del Paraná, vive y late la ciudad de nuestros mejores sueños".

Estuvieron presentes el gobernador electo, Miguel Lifschitz; el ex gobernador y diputado nacional Hermes Binner; los vicepresidentes primero y segundo del Concejo, Carlos Cardozo y Caren Tepp, legisladores nacionales y provinciales, intendentes y presidentes comunales de localidades vecinas, entre otras autoridades. 

Concejo Municipal de Rosario

CORDOBA 501
Lunes a viernes de 08:00 a 14:00

http://www.concejorosario.gov.ar/ \ 4106200