6 de diciembre

Salud

Tabaquismo

Organizan jornada para concientizar sobre los peligros del tabaco

La actividad tendrá lugar este miércoles en el auditorio del Cemar, San Luis 2020, en el marco del 10º aniversario del Plan Municipal de Prevención del Tabaquismo y del Día Mundial Sin Tabaco

 

La Secretaría de Salud Pública municipal informó que, en el marco del Día Mundial Sin Tabaco, que se conmemoró el pasado sábado 31 de mayo, y de los 10 años de la creación del Plan Municipal de Prevención del Tabaquismo, provincia y municipio organizaron una jornada temática que tendrá lugar el miércoles 4 de junio, a las 18.30, en el Auditorio del Cemar (San Luis 2020). Del encuentro participarán personas que realizaron los cursos para dejar de fumar y empresas acreditadas como libres de humo para recordar juntos esta significativa fecha, así como autoridades municipales y provinciales. Durante la actividad el grupo de teatro independiente The Jumping Frijoles realizará una improvisación referente a la concientización sobre el consumo de sustancias psicoactivas.

La jornada, al cumplirse una década del programa municipal en la materia, constituirá una nueva instancia para sensibilizar a la comunidad acerca de los beneficios para la salud y sobre el respeto a los derechos del no fumador.

En junio de 2004, la Municipalidad de Rosario reconoció al tabaquismo como una epidemia mundial, por lo que puso en marcha el programa cuyos ejes principales son protección, prevención y cesación, desarrollados a partir de distintas medidas y acciones, entre las que se destacan la acreditación de los ambientes libres de humo de tabaco, charlas de sensibilidad, capacitación, campañas y los cursos para dejar de fumar.

Para la gestión municipal, la prevención del tabaquismo es un pilar esencial y, como resultado de la puesta en marcha del Plan, alrededor de 200 firmas locales fueron acreditadas ya como Empresas Libre de Humo de Tabaco, a lo que se suma la señalización de edificios públicos, trabajos de prevención en escuelas, capacitación de profesionales, talleres de promoción de la salud cardiovascular, campañas de difusión masivas en medios de comunicación, cartelería para bares y prevención del tabaquismo en establecimientos educativos.

Así, desde el 2004 se han realizado 47 cursos para dejar de fumar de los que participaron alrededor de 6.000 personas. Aproximadamente el 38% de quienes completaron dichos cursos han abandonado el consumo de tabaco y lo sostienen al año de monitoreo y seguimiento, según periódicas encuestas posteriores.

Por otra parte, diversos estudios demuestran que la concentración del humo de tabaco ambiental en muchas zonas descubiertas suele ser tan alta, o incluso más, que en algunas zonas cubiertas y, por lo tanto, se cree necesario proteger a las personas de los peligros del humo del tabaco en los espacios al aire libre.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que todos los acontecimientos multitudinarios, ya sean deportivos, sociales o culturales, estén libres de tabaco.

Día Mundial sin Tabaco

El 31 de mayo de cada año, la OMS conmemora el Día Mundial sin Tabaco, cuyo objetivo consiste en señalar los riesgos que provoca el consumo de tabaco para la salud y fomentar políticas eficaces de reducción del hábito. El consumo de tabaco es la segunda causa mundial de muerte, tras la hipertensión, y es responsable de la muerte de uno de cada diez adultos.

La Asamblea Mundial de la Salud instituyó el Día Mundial sin Tabaco en 1987 para llamar la atención mundial hacia la epidemia de tabaquismo y sus efectos letales. Rosario no queda ajena a la situación y es por esto que las autoridades sanitarias continúan año a año con sus políticas activas enmarcadas en el Plan Municipal de Prevención del Tabaquismo y en la ley provincial antitabaco.

Beneficios de un ambiente con aire puro

Un ambiente laboral libre de humo de tabaco aumenta la satisfacción de los empleados por sentirse cuidados por los empleadores, reduce las enfermedades entre los empleados, los gastos médicos y el ausentismo laboral. En un ambiente con humo de tabaco no sólo fuman los que quieren fumar, sino también los que no lo desean convirtiéndose de esta manera en fumadores pasivos e involuntarios. Dejar el hábito beneficia la salud, la economía y mejora la calidad de vida, no sólo en el fumador sino también de los que lo rodean. Y fundamentalmente disminuye las probabilidades de tener enfermedades cardíacas, cáncer y enfermedades pulmonares crónicas.