11 de agosto

Hábitat

Obras
Desarrollo Humano

El municipio completó la apertura de una quinta cuadra para la urbanización de Villa Banana

La relocalización de 26 familias ubicadas en la traza de Gálvez entre Lima y Valparaíso permitió el nuevo avance hacia una de las más grandes obras de integración urbana para la ciudad

En los últimos días el municipio concretó la apertura de calle Gálvez en el tramo comprendido entre Lima y Valparaíso, completando así 5 de las 8 cuadras que formarán parte del nuevo trazado en Villa Banana, sumando un total de 26 cuadras que serán provistas de infraestructura. Para esto, 26 familias asentadas en el lugar recibieron nuevas viviendas ubicadas en otro barrio del distrito Oeste del mismo modo que el pasado año se hizo con otras 94 del sector de Servando Bayo entre 27 de Febrero y Rueda, y de Gálvez entre Servando Bayo y Lima.

Este proceso de urbanización es el más importante de la historia del barrio, no solo por sus características técnicas y sociales sino porque además es uno de los proyectos en todo el país financiado por el Banco Mundial.

Para Villa Banana, su entorno y sus vecinos será una transformación del paisaje y la vida cotidiana. La nueva infraestructura permitirá la circulación de peatones y vehículos, la normal recolección de residuos y el ingreso de ambulancias y servicios de movilidad y el acceso a todos los servicios básicos como agua, cloaca, electricidad y desagües pluviales.

Para la subsecretaria de Hábitat del municipio, Josefina del Río, “esta transformación permitirá el mejoramiento de la calidad de vida de más de 1.300 familias que viven en el asentamiento más grande de Rosario. Estamos saldando una deuda histórica con los vecinos y vecinas de ese sector de la ciudad y poder hacerlo en el contexto económico, social y sanitario que estamos atravesando lo convierte en un triunfo de las políticas públicas que buscan un hábitat digno para cada rosarino y rosarina".

“Este es un paso muy importante para el barrio y también para el municipio. El contexto sanitario generaba cierta incertidumbre a las familias respecto de la mudanza a sus nuevos hogares. Afortunadamente logramos concretarlo a través del esfuerzo de muchos actores”, sostuvo por su parte el presidente del Servicio Público de la Vivienda y el Hábitat, Miguel Soto, y agregó que “tanto los trabajadores de las cooperativas (encargados de las tareas operativas), como las áreas técnicas y administrativas del SPVyH fueron esenciales para hacer posible que 26 familias reciban las llaves de sus nuevas viviendas”.

Con las medidas de seguridad dispuestas por el municipio en el contexto de prevención por Covid-19, un equipo de operarios dirigidos por los equipos técnicos del Servicio Público de la Vivienda y el Hábitat llevó a cabo las tareas de mudanza y demolición de viviendas para dar lugar a la apertura de calle Gálvez.

La urbanización del barrio será en etapas, y aún se desarrolla la primera de ellas que implica la relocalización de familias y apertura de calles. La próximas etapas darán paso a las obras de instalación de redes de infraestructura (agua potable, cloacas, red eléctrica y alumbrado público, cordón cuneta, pavimento definitivo y veredas), recuperación de espacios participativos de uso comunitario (plazas y canchas) y regularización dominial de lotes.

Para las próximas semanas está prevista la publicación de la primera licitación de obras que serán financiadas con fondos internacionales.  Luego de cumplimentar todos los requisitos solicitados por el Banco Mundial, el municipio de Rosario se encuentra en condiciones de recibir más de $500 millones para completar la obra.