26 de mayo

Cultura

Recreación
Coronavirus

La Municipalidad brinda talleres recreativos a las personas alojadas en refugios

Las propuestas se elaboraron a partir de los deseos e intereses de quienes permanecerán en dichos espacios durante el aislamiento social obligatorio.

La Municipalidad de Rosario cuenta con tres espacios para alojar a personas en situación de calle que se mantienen abiertos durante el aislamiento preventivo y obligatorio, la mayoría de ellos son mayores de 60 años o población de riesgo. Pero además de un lugar donde dormir y quedarse, en La Casona, en el Polideportivo Garzón y en el Refugio Municipal de Grandoli y Ayolas, se brindan talleres recreativos a cargo de equipos municipales.

Para delinear las propuestas, el personal de la Secretaría de Cultura y Educación mantuvo diferentes encuentros con los residentes para conocer sus intereses, deseos y posibilidades. De esta manera, se elaboraron, de forma conjunta, actividades que propician el encuentro y establecen vínculos para transitar este tiempo de la mejor manera posible.

En La Casona se están desarrollando talleres de huerta en pequeños espacios los días lunes, miércoles y viernes. Se trabajó la tierra y se sembraron semillas de diferentes verduras con la colaboración del INTA y con los plantines de aromáticas de Ciudad de los Niños. Muchos de los participantes ya tenían experiencias en cosechas en el norte y en campos de Santa Fe, por lo tanto la tarea fue enriquecedora tanto para los residentes como para los talleristas ya que pudieron compartir diferentes saberes. Por iniciativa de las propias personas del refugio, se destinó un espacio para un compostera comunitaria. Además, en el mismo espacio se dicta un taller de fotografía.

En el Polideportivo Garzón, se está trabajando en talleres de elaboración de pan, a partir de las propuestas lúdicas que se hacen habitualmente en La Granja de la Infancia. Esta propuesta se elaboró a partir de conocer que varias de las personas que participaron ya trabajaban haciendo y vendiendo tortas asadas y bolas de fraile. También se realizó un ciclo de cine con material propuesto por el Centro Audiovisual Rosario.

En el Refugio Municipal también se realizó un taller de huerta, y a partir de los intereses de las personas que allí se alojan, se sumaron propuestas con instrumentos musicales. Gracias a la marca Alba, que hizo una donación de pintura, comenzaron a trabajar entre todos en la pintura y reparación de los juegos del patio.

Además, en los tres refugios se realizan actividades con el proyecto de las Valijas Didácticas del Museo de la Ciudad.