12 de julio

Prevención

Seguridad
Control
Convivencia

La Municipalidad dispuso el cese de una fiesta con 400 estudiantes que no estaba habilitada

Denunciado por vecinos, el festejo del Ültimo Primer Día tenía lugar en la sede de Central Córdoba. La Guardia Urbana constató consumo de alcohol por parte de menores y carencia de autorización.

En la madrugada de este jueves la Municipalidad ordenó el cese de actividad en una fiesta que se estaba llevando a cabo en la sede social del club Central Córdoba, relacionada con el festejo llamado Último Primer Día (UPD), de la que participaban estudiantes de distintos establecimientos educativos de la ciudad. El festejo concluyó más temprano de lo previsto cuando inspectores constataron que se desarrollaba sin ningún tipo de permiso. Además, labraron actas que serán elevadas a los jueces del Tribunal Municipal de Faltas y pusieron punto final a la venta y el consumo de alcohol por parte de menores.

Los agentes de la Secretaría de Control y Convivencia se dieron cita en San Martín al 3200 pasada la medianoche, luego de recibir una denuncia por ruidos molestos. Al ingresar al salón constataron lo denunciado y detectaron también que había menores consumiendo bebidas alcohólicas. Asimismo, se verificó que la actividad se llevaba adelante sin autorización municipal.

El personal de la Guardia Urbana pidió la baja del volumen para no molestar a los vecinos y procedió al secuestro del alcohol, con la colaboración de los padres de algunas alumnas y alumnos de quinto año que allí se encontraban. Los mismos pertenecían a distintos colegios, tales como Padre Claret, El Verbo Encarnado, Nuestra Sra. de la Asunción, Santa Fe. Da Vinci, Santísimo Sacramento, La Merced, Inmaculada Concepción y San Antonio.

El festejo de los estudiantes continuó el tiempo que demandó la concreción de las actuaciones, hasta que se decidió preservar a los mismos disponiendo un cierre de la fiesta asistido por los inspectores municipales.

Alrededor de 400 alumnos que se habían convocado en la sede social de Central Córdoba fueron desalojados. Los mayores de edad se retiraron por sus propios medios mientras que los menores fueron contenidos en el lugar hasta que sus padres se acercaron a buscarlos. Personal de la Dirección de Inspección labró las actas correspondientes.

La Secretaria de Control y Convivencia Carolina Labayrú afirmó al respecto: “Actuamos para que los vecinos pudieran descansar pero también por el cuidado de nuestros jóvenes. Tenemos que comprometernos a ser más responsables y brindarles mayor atención. Es importante acompañarlos de cerca y prevenirlos de cualquier situación riesgosa”.