13 de diciembre

Economía social

Capacitación
Emprendedores

Economía Social cerró el 2019 con entrega de diplomas y encuentro de emprendedores y emprendedoras

Fue en la pérgola del Mercado del Patio y más de 1200 personas recibieron sus certificados de capacitación de Rosario Emprende, correspondiente al segundo semestre del año.

El viernes 22 de noviembre, la Secretaría de Economía Social cerró el 2019 con una celebración junto a emprendedores y emprendedoras en la pérgola del Mercado del Patio. Se entregaron certificados a 1027 emprendedores que durante el segundo semestre 2019 cursaron capacitaciones en el marco del Programa Rosario Emprende, a 204 que asistieron a cursos en los Centros de Capacitación de Emprendedores  y a 20 mujeres emprendedoras que completaron el ciclo Juntas Hacemos Economía Feminista.

Con esta actividad cerró una gestión de cuatro años centrada en la formación de más ciudadanía a través de la generación de empleo genuino basado en los valores de la economía social.

En este marco Nicolás Gianelloni, secretario de Economía Social sostuvo: “Hay una gran historia detrás de lo que es la economía social. A nosotros nos tocó estar en la gestión en una etapa muy difícil de la Argentina, pero lo positivo es que contábamos con el capital humano que necesitábamos y esto nos dio la posibilidad de empezar a crear el futuro de la ciudad que queremos construir”. También, Sabrina Arcamone, subsecretaría de Economía Social destacó: “Cuando comenzamos en la gestión en el 2015 teníamos como meta que la economía social de Rosario sea referencia en todo el país, y en ese sentido trabajamos en las diversas áreas para fortalecerlas y creo que lo logramos.”

A lo largo del 2019 fueron 1658 las personas que asistieron a las capacitaciones que se brindan desde el Rosario Emprende, un mega programa de formación y capacitación que convirtió a Rosario en una usina de emprendedores. Los 5700 emprendedores que pasaron por él a lo largo de estos cuatro años así lo demuestran. Son personas que a través del Rosario Emprende obtuvieron  las herramientas necesarias que permiten la formación, desarrollo y fortalecimiento de proyectos productivos para la generación de empleos dignos.

En esta oportunidad fueron 907 los emprendedores que recibieron sus certificados tras completar las instancias de formación del ABC del emprendimiento y 120 que concluyeron la Fase 2 en las que se abordaron temáticas tales como análisis del mercado, comunicación para la venta, marketing y diseño para ventas en ferias y componentes económicos del proyecto.

En tanto 204 personas capacitadas en los Centros de Capacitación y Producción de Emprendedores recibieron sus certificados. Las temáticas en las que se formaron fueron bordado, marketing digital, crochet y pastelería tradicional y se dictaron en Molino Blanco, Las Flores, Casiano Casas, la Agrocosmética del Centro y en las Agroindustrias del Oeste y del Centro.

Además, en el marco de las políticas públicas de género que el municipio lleva adelante, 20 mujeres emprendedoras recibieron sus diplomas que acreditan su formación en el marco del ciclo Juntas hacemos economía feminista. Durante el mismo se abordaron ejes como el rol del trabajo productivo y reproductivo, tramas asociativas entre pares jurídicas y no jurídicas, trabajos de cuidados y las cooperativas sociales, finanzas comunitarias y comercialización asociativa. 

Entrega de diplomas Economía Social

"Creemos que la continuidad de este proceso nos da la posibilidad de potenciar una idea: La economía social entendida como una herramienta de inclusión socio productiva, de generación de autoempleo y de reconstrucción de lazos sociales y territoriales", dijo por su parte el director General de Desarrollo de la Economía Social, Pablo Nassimurúa. 

Dos de los emprendedores compartieron sus historias, por un lado Karina Acevedo, que se dedica a hacer bordados artesanales “a mano como las abuelas”. Para Karina el paso por el ABC y la escuela del Rosario Emprende “fue un antes y un después". Y agregó: "En los cursos aprendí cómo vender mis productos, y lo más importante conocí muchísima gente y eso me permitió no solamente aprender sino que ahora puedo transmitir lo que aprendí a otros y eso me gusta mucho, estoy muy agradecida.”

A su turno Mauro Stephan, que hace cuchillos, también se sumó al agradecimiento y contó que comenzó su negocio luego de quedarse sin trabajo. “Yo tenía mi emprendimiento de cuchillos casi como hobby hasta que me acerqué al Distrito y me sugirieron que haga el ABC, a partir de eso me seguí capacitando con la Municipalidad y ellos me fueron guiando. Hoy, tengo un microemprendimiento que me llena de orgullo y casi no doy abasto con la cantidad de pedidos.”