6 de julio

Temas del día

Cultura

Participante del programa municipal de ajedrez ganó el campeonato mayor rosarino

Franco Abramor tiene 17 años y obtuvo el Torneo Mayor «Carlos Pagano in Memoriam». Es subcampeón sudamericano y entrena con el programa municipal desde hace aproximadamente 5 años.

Un joven que participa del programa municipal de ajedrez se consagró en el campeonato mayor rosarino, competencia llevada a cabo entre el 19 y el 29 de mayo en el Centro Español de Unión Republicana. El ganador del Torneo Mayor «Carlos Pagano in Memoriam», fase final del campeonato rosarino 2021/2022 para jugadores de primera categoría fue Franco Abramor.  

El certamen se disputó por sistema suizo a nueve rondas, con un ritmo de juego de 90 minutos, más 30 segundos de incremento. Franco tiene 17 años, vive en Granadero Baigorria, y forma parte de la Escuela Interdistrital de Entrenamiento Intensivo de Ajedrez Rosario. Es subcampeón sudamericano y entrena con el Programa Municipal de Ajedrez desde hace casi 5 años.

“El ajedrez en mi vida pasó de ser una materia más, en la primaria, a convertirse en el deporte que practico todos los días y donde me siento feliz", comenzó diciendo Franco. "La Municipalidad de Rosario siempre me apoyó. Luego del ajedrez escolar, me anoté a Leña y Leña, que es una biblioteca de zona norte, después me invitaron a la Escuela Interdistrital de Entrenamiento Intensivo donde pude mejorar muchísimo gracias a todos los profes, y actualmente estoy tomando clases con el gran maestro Martín Lorenzini junto a otros destacados jugadores de la ciudad”, agregó el joven, que aprendió a jugar a los 9 años en cuarto grado de su escuela primaria en Granadero Baigorria.

“Mi profesor era Nahuel Santianes, que es hoy en día un gran amigo y siempre me ayuda en lo que necesite. Actualmente tengo 17 años y asisto a la escuela técnica N° 550 donde curso 5° año”, agregó.

Sobre su reciente actuación en el torneo más importante de la ciudad, remarcó: “Haber ganado el campeonato rosarino fue algo un poco inesperado, ya que en 2019 ascendí a primera con lo justo y ahora me toca ganarlo. Pero al mismo tiempo me pone muy contento por lo que significa este torneo para la ciudad y por mi progreso, que fue posible gracias a muchos profesores y a mi familia que siempre me apoyó”.

En el Torneo Mayor «Carlos Pagano In Memoriam» de la Asociación Rosarina de Ajedrez participan jugadores de primera categoría. La Escuela Interdistrital de Entrenamiento Intensivo de Ajedrez se vio representada por Pablo Mizzau (campeón de la anterior edición), Cristian Sanhueza (subcampeón), Luciano Carrizo, Franco Abramor (campeón del torneo con 17 años), Juan Martín Ibarra (junto a Franco, Luciano y Pablo en clases con Martín Lorenzini), Tomás Velazco, Nicolás Alfonso (histórico entrenador de la EIEI) y Matías Salvatierra (exalumno de la escuela).

Cabe destacar que el certamen es válido para el sistema de puntuación ELO internacional y otorga premios de hasta veinte mil pesos.

Programa Municipal de Ajedrez

El Programa Municipal de Ajedrez está presente en los seis distritos de la ciudad a través del dictado de talleres de Formación Deportiva en Ajedrez en diversas instituciones y de cursos de Alfabetización Escolar en Ajedrez en escuelas públicas. Su objetivo principal es acrecentar y difundir la práctica del ajedrez para promover el desarrollo del pensamiento y acentuar pautas de conducta fundadas en distintos valores.

Este accionar integra la promoción del ajedrez como herramienta pedagógica y de formación en valores, de integración social, de transmisión democrática, de la herencia cultural, tendiente a lograr las siguientes metas: desarrollar el pensamiento lógico abstracto, promover la concentración y la memoria, explorar los alcances y expandir los límites de su propia intelectualidad, educar en el método científico y estimular su creatividad, favorecer la consecución de un pensamiento reflexivo y descentrado, promover una actividad planificada a corto, mediano y largo plazo, orientada a fines predeterminados, expresar su personalidad a través de la intervención singular en una experiencia lúdica, abrir canales de comunicación con sus pares.