18 de julio

Temas del día

Infancias

Cultura
Distritos

San Francisquito celebró la niñez con una multitudinaria jornada cultural

Chicas y chicos de la populosa barriada de la zona oeste se adueñaron de la calle y participaron de variadas propuestas recreativas y lúdicas, a la par que disfrutaron de la magia de los títeres.

Durante la mañana del martes 18 de agosto, niñas y niños del barrio San Francisquito celebraron la niñez con una jornada cultural y recreativa que se desarrolló en la puerta del Centro de Convivencia Barrial (CCB) homónimo, ubicado en Iriondo 2650 del distrito Oeste de la ciudad.

En la oportunidad, los pequeños comenzaron a congregarse en compañía de sus familias y amigos a media mañana, cuando el sol se adueñaba del cielo de Rosario luego de varios días fríos y grises. Las actividades desplegadas a lo largo de toda la calle y la vereda del lugar elegido fueron planeadas por CCB San Francisquito, el Centro de Salud Nº 9, el área Cultura Oeste, la subsecretaría de Recreación y Deportes y el programa Educar para Convivir. Participaron también del evento integrantes del Club Gálvez y alumnos de las escuelas N° 93 Guido Spano y Nº 1115 San José.

Entre las propuestas, chicas y chicos se divirtieron con juegos tradicionales coordinados por profesores del área de Deporte, entre los que se destacaron la rayuela, el sapo, twister y un gran tablero de ta te ti. Los más pequeños, por su parte, optaron por acercarse a las mesas que desplegaban diversos dibujos para colorar.

Los chicos que asisten al taller Eco del CCB San Francisquito, dictado por el equipo del Educar para Convivir, tomaron los pinceles y colorearon un simbólico mural en uno de los paredones de la institución. Asimismo, otro alegórico diseño se plasmó en las remeras y buzos de los chicos a través del Taller de Serigrafía, dependiente del Área de Cultura del Distrito Oeste.

Todas estas actividades estuvieron acompañadas por un rico desayuno que incluyó chocolatadas y facturas, trocando el menú al acercarse el mediodía por nutritivas manzanas aportadas por el Centro de Salud Nº 9.

El espectáculo central estuvo a cago del titiritero Federico Scabuzzo, quien atrajo las miradas de grandes y chicos con su obra El destino de un huevo. Los niños de primera infancia no se movieron de sus lugares y rieron con la controversial historia que cuestiona los conceptos de propiedad privada y alienta la solidaridad entre vecinos.

Estuvieron presentes en el evento y dialogaron con los habitantes del barrio el director del Centro Municipal Distrito Oeste, Gustavo Sader; el coordinador de Participación Ciudadana, Miguel Lara; y el coordinador de Promoción Social, Diego Bertone.