17 de septiembre

Mujer

Movilidad
Género

Género y movilidad: un debate para construir ciudades más amables y seguras

Dos especialistas invitadas al conversatorio virtual afirman que, además de los numerosos beneficios de caminar y usar bicicleta, estas prácticas contribuyen a humanizar los centros urbanos.

En el marco de la agenda #MarzoDeMujeres, el próximo miércoles 31, de 19 a 21, se llevará a cabo el conversatorio virtual Espacios públicos ¿para quienes? El derecho a la ciudad desde una mirada feminista, la movilidad como un medio para ese derecho. Para acceder a la transmisión, las personas interesadas deberán completar este formulario web.

“Con este encuentro buscamos generar un espacio de trabajo junto a organizaciones de la sociedad civil y de mujeres en el que podamos abordar las problemáticas relacionadas con la violencia en el espacio público, pero también al acceso y usos que mujeres y disidencias hacemos de él. Se trata de reflexionar sobre cuáles son las estrategias que nos planteamos a la hora de ocuparlo y ejercer plenamente nuestro derecho a la ciudad”, expresó Mariana Caminotti, secretaria de Género y DDHH de la Municipalidad de Rosario.

Entre sus participantes se encuentran Celina Devigili y Mariel Figueroa, quienes anticiparon su mirada sobre la desigualdad de género en el uso y disfrute de los espacios urbanos, a la vez que propusieron alternativas, como el uso de la bicicleta y una mayor presencia de peatonas y peatones, para construir ciudades más amables y seguras.

Feminismo y movilidad sostenible, una relación histórica

Ingeniera civil dedicada a la movilidad, Devigili señaló que “de base” feminismo y movilidad sostenible están relacionadas “a la historia de la ciudad moderna y a sus características patriarcales ligadas al sistema capitalista, a este modelo de ciudad difuso dependiente del auto particular”, y ejemplificó: “Un hombre proveedor que sale de su casa en auto para ir a trabajar, quedando en el hogar una mujer con tareas de cuidado y reproductivas a su cargo”.

En este punto, la especialista consideró que “la movilidad sostenible, y en particular la movilidad activa (caminar y andar en bici), es la que viene a potenciar la lógica totalmente opuesta: el foco puesto en las personas, en lo barrial, en la escala humana, en el consumo local, en la mixtura de usos en todo el territorio, en una ciudad vivible, con personas en la calle, niñas y niños, personas en silla de rueda, con bastón, con paquetes y bolsas, con cochecitos, etcétera”.

Para Devigili, la movilidad activa tiene un impacto positivo en lo ambiental, ya que no contamina el aire ni genera ruido, y remarca “los beneficios por la pacificación del tránsito y reducción de siniestros viales con la consecuente disminución de costo en salud pública, los beneficios en el desarrollo de la niñez, la disminución de la brecha social, la promoción económica”, para agregar: “Y el que más me gusta: los beneficios de la seguridad social, ya que suma ojos en la calle, tan necesarios para sentirnos seguros y seguras, desarrollar la empatía y contribuir a esa ciudad más amable que tanto necesitamos”.

“Si pensamos las ciudades con una mirada feminista, estaremos incluyendo, visibilizando y mejorando las condiciones de vida de muchos otros sujetos del espacio público además de las mujeres”, reflexionó la especialista, que además es integrante de Rosario en Bici STS, organización que lanzó el proyecto MIAA, una red de varias ciudades argentinas que comprende una geolocalización sobre el abuso y el acoso en el espacio público.

Una bici que te lleve a todos lados

Otra de las especialistas en Movilidad y Transporte que expondrá en el encuentro es Mariel Figueroa. Ingeniera industrial, se encuentra haciendo la tesis de Maestría en planificación y gestión del transporte y es activista -con alto perfil en Twitter – del uso de la bicicleta.

Al señalar los innumerables frutos del uso de la bici como forma de transporte, destaca uno en particular: “Así como la bici humaniza las ciudades, también humaniza los encuentros; yo siempre hablo de la importancia de los encuentros en las esquinas, de mirar a los ojos a la otra persona. La bici permite que esa negociación en el espacio público sea amena y disminuya la violencia, también aporta seguridad porque nos permite habitar el espacio público desde el cuerpo y estar accesible a cualquier cosa que suceda”.

“Siempre vamos a percibir mucho más segura una calle donde haya gente caminando y andando en bici, al lado de una calle llena de vehículos motorizados, y no solo aporta seguridad sino también la percepción de la seguridad”, afirmó Figueroa.

El derecho a la ciudad desde una mirada feminista

El conversatorio virtual organizado por la Municipalidad de Rosario, a través de la Secretaría de Género y DDHH y el Ente de la Movilidad Rosario, propone abordar las relaciones entre género y movilidad, en el marco de las actividades por el 8M y la celebración del Día nacional de las y los peatones, instituido por la Agencia Nacional de Seguridad Vial el tercer jueves de marzo. Tendrá lugar el próximo miércoles 31 de marzo, de 19 a 21. Para acceder a la transmisión, las personas interesadas deberán completar este formulario web, a través del cual recibirán de link de acceso manera individual.

También serán parte de la propuesta Marisa Muñoz, de la Red de Mujeres del Sur Mumalá; Karina Severini, por Mujeres de la Matria Latinoamericana; Ofelia Retamozo, de la Red de Mujeres del Oeste; Yamila Riego, referente de la ONG Santa Fe en Bici y Proyecto MIAA; Camila Wisniewski de Rosario en Bici - STS; Pía Lesgart, de la Asociación Civil Compromiso Vial, y Paula Bisiau, consultora especialista en Género y Movilidad.