12 de agosto

Historias de vida

Servicios
Coronavirus

Municipales esenciales: recolectores de residuos cumplen su tarea en calles desiertas

En plena cuarentena, cientos de trabajadores públicos brindan sus servicios en un nuevo contexto. Empleados de Sumar cuentan la experiencia de un oficio olvidado, hoy reconocido con aplausos.

Con el transcurrir de la cuarentena dispuesta en todo el territorio nacional, las respuestas adoptadas por el municipio a los distintos escenarios que se fueron presentando se multiplicaron, y con ello también se redoblaron las actividades de los empleados del Estado local cuya labor fuera encuadrada por el intendente Pablo Javkin como servicio esencial: salud, control, higiene y mantenimiento urbano, asistencia alimentaria, servicios funerarios, de comunicación social, y sus respectivos soportes operativos, técnicos y administrativos, entre tantos otros, son algunos de los rubros que vienen aportando, y mucho, a la emergencia. En este marco, los trabajadores de la recolección de residuos continúan recorriendo la ciudad para cumplir con su tarea habitual, aunque en un contexto muy diferente.

Es que por momentos, son los únicos habitantes de calles desiertas, sobre todo en el horario nocturno, donde el característico ruido de los camiones y su sistema de elevación de contenedores de carga lateral rompe la tranquilidad de noches excesivamente silenciosas.

Así lo vive Nicolás Ibarra, quien desde hace 9 años cumple con la función de ser uno de los cargadores del Servicio Urbano de Mantenimiento Ambiental Rosario (Sumar), el ente autárquico que gestiona la recolección de residuos en las zonas de mayor densidad poblacional de la ciudad. Su función es la de limpiar todo el entorno de los contenedores y recolectar aquellos residuos que no fueron depositados en su interior.

A pesar del aislamiento preventivo, social y obligatorio, la tarea de Nicolás es una de las que se sostiene diariamente, aunque con algunas modificaciones. Desde muy temprano por la mañana y hasta el mediodía, este joven de 27 años cumple con su rutina, a la que fue sumando nuevos cuidados para la prevención: barbijos, guantes y alcohol en gel a mano en cada jornada de trabajo a partir de ahora.

Él mismo decidió extremar los recaudos y extenderlos a su propia vestimenta. “La ropa la dejo en la empresa, cuando la traigo a mi casa lo hago en una bolsa y va directamente a lavar, sin juntarse con otra”, cuenta el muchacho que vive junto a su novia en barrio Molino Blanco, en el sur rosarino.

Compañero de Nicolás en la empresa, Oscar Calvo se desempeña desde hace 11 años como conductor de camiones de recolección. Para él la rutina también se vio alterada y, aunque reconoce que se encuentra menos expuesto que el grupo de los cargadores, aumentó las medidas de precaución e higiene en su jornada laboral. “Nada es igual que siempre”, afirma el hombre de 49 años.

Ambos notan las diferencias en la calle cada día. “Ahora no veo los chicos que van a la escuela, la gente que sale a trabajar. Los colectivos están vacíos”, señala Nicolás, y se apura a destacar otro hecho poco común: el agradecimiento de vecinas y vecinos por su labor: “Yo me encontré varios carteles de agradecimiento en los contenedores, y los compañeros de la noche me contaron de los aplausos”, menciona.

Sucede que el ya clásico aplauso de las 21 en balcones, patios y veredas para reconocer al personal que se desempeña en el sistema de salud se extendió también a trabajadoras y trabajadores que cumplen funciones esenciales durante esta cuarentena en otros rubros, como el ámbito de la recolección de residuos, oficio muchas veces olvidado y hasta menospreciado.

A Oscar, por su parte, el reconocimiento le “toca el corazón”. “Siempre somos los olvidados, nunca hay un reconocimiento para nosotros, pero la verdad es que cumplimos un trabajo fundamental. Es lindo que una vez se acuerden”, expresa emocionado.

Y se trata de un aplauso más que merecido, ya que a la gran exposición que implica la actividad, la actual situación requiere un mayor esfuerzo para llevarla adelante. “En las últimas semanas vimos un poco más de basura, debe ser porque la gente está en la casa”, indican los trabajadores y la percepción es correcta. Desde la Secretaría de Ambiente del municipio estiman que se incrementó en un 15% la generación de residuos domiciliarios en estos días, a pesar de lo cual el servicio se desarrolla de manera habitual y con absoluta normalidad, sin comprometer el sistema.

Pero Oscar y Nicolás coinciden en señalar que, además de los aplausos y el reconocimiento, hay otros gestos que la sociedad puede tener para facilitar su tarea y disminuir los riesgos que enfrentan. “Si desinfectan las bolsas de residuos con lavandina diluida nos ayudan mucho, no sólo a los trabajadores de la recolección sino a la gente en general, porque muchos tienen contacto con los contenedores”, acota Nicolás, y recuerda que “hay personas en situación de pobreza que viven juntando cartones y materiales reciclables, ellos también están expuestos y no tienen cómo cuidarse”.

Fraccionar los residuos, arrojarlos gradualmente para evitar el desborde de contenedores, más aún en un contexto de aumento de estos materiales; sacar la basura en los horarios que correspondan, caminar hasta el siguiente contenedor si el de la cuadra está colapsado, son las clásicas recomendaciones que adquieren otra dimensión en este contexto de emergencia. “Recuerden que tenemos familia y somos servidores públicos, también que hacemos un trabajo muy importante para toda la sociedad”, solicita Oscar a vecinas y vecinos, y pone el acento en que “hay que cuidarnos entre todos y ser solidarios con el prójimo”.

“De la casa al trabajo y del trabajo a la casa”. Así resume Nicolás su rutina diaria en tiempos de aislamiento, y asegura que cumple con todas las medidas de prevención, entre ellas “mirar poca televisión” para no asustarse demasiado. Y como cualquier rosarino y rosarina, admite que extraña muchas de sus actividades habituales: los partidos de fútbol, las salidas al cine y a comer con su novia, o las juntadas con amigos. Sin embargo, está convencido de que se está haciendo lo mejor: “Está bueno que se tomen las medidas a tiempo, veo lo que pasó en otros países y creo que hacemos bien”, sostuvo.

Por su parte, Oscar relata que pudo anticiparse a lo que ocurre hoy en el país a través de lo que le contaban sus amigos desde España. Es que antes de ser chofer en la Sumar, estuvo radicado varios años en la región española de Catalunya, donde guarda buenas amistades que desde hacía algunas semanas ya le venían comentando sobre el Coronavirus y sus complicaciones.

Hoy, en esta cuarentena en la que prácticamente sólo sale de su hogar en la vecina localidad de Roldán para trabajar, hay dos cosas que fundamentalmente añora: “El bar, el café con mis amigos; y a mi hijo, que está en Rosario con su mamá y por tener una operación en el corazón es un paciente de riesgo, así que debe quedarse allá”. Pero él también, a pesar de la nostalgia, cree a rajatabla en esas tres palabras que se han convertido en un mantra de los tiempos que vivimos, y por eso las repite a quien quiera escucharlo: “¡Quedate en casa!”.