21 de junio

Desarrollo Humano

Fiestas
Deportes
Convivencia

Mujeres y niños de zona oeste participaron de una nueva edición de «Clásico por la Paz»

En el marco de las acciones que se realizan desde el Plan Cuidar, en la previa del partido que paraliza a la ciudad, un grupo de vecinos y vecinas demostró que se puede competir sin violencia.

El jueves 28 de septiembre, un nutrido grupo de mujeres y niños de la zona oeste disputó en el predio Megaestadium (Ocampo 4546) una serie de partidos entre simpatizantes de Central y Newell’s, como antesala del clásico de fútbol de la ciudad. Este evento fue otra de las acciones que, en el marco del Plan Cuidar, el municipio lleva adelante junto a distintas organizaciones sociales con el fin de fomentar la inclusión y la convivencia pacífica de cara al clásico más pasional del país. La actividad, que viene realizándose hace más de diez años antes de cada partido entre los dos clubes de fútbol más importantes de Rosario, tuvo como objetivo dejar un mensaje de paz, fomentando así la sana convivencia entre ambas parcialidades.

Desde las primeras horas de la tarde pudo verse a decenas de niños ataviados con los colores de sus amores compartiendo canchas y bromas, acompañados por sus familias. En esta ocasión, los partidos fueron la excusa para poder transmitir la idea de la convivencia pacífica entre vecinos hinchas de uno y otro club.

El secretario de Desarrollo Humano y Hábitat, Nicolás Gianelloni, aprovechó la oportunidad para jugar un poco con los niños y felicitarlos por dejar un ejemplo de camaradería: “Estos chicos nos están dando un gran ejemplo, demostrando que podemos ser amigos y compartir no solo una cancha sino la ciudad, las calles, todos los espacios en donde se desarrolla nuestra vida en paz”.

Ivan Moreira, coordinador de la Asociación Civil Enclave Oeste, quien llevó adelante la organización del evento, relató: “Estos partidos empezaron a organizarse en 2013 con la colaboración de Nahuel Guzmán y el Melli García, representantes de los equipos de primera de Newell’s y Central, siempre con la idea de dejar un mensaje de paz y convivencia antes de cada clásico, intentando desdramatizar en un contexto de mucha violencia social”.

Por su parte, Julieta Saracini, coordinadora distrital de Desarrollo Humano y Hábitat en el Oeste, resaltó: “Hoy estamos acompañando a la organización de esta actividad, que se había parado con la pandemia pero que desde hace tres años se ha retomado cada vez con más fuerza para dejar un mensaje de paz desde zona oeste para toda la ciudad”.

Protagonistas

A Julieta, miembro del equipo femenino que representó a Newell’s se la veía feliz de vestir los colores del club del parque Independencia. “Este es el tercer clásico que vamos a jugar con las chicas. Es una experiencia muy linda. Esto es más que nada para compartir, por eso tenemos el lema de un clásico en paz, que es el mensaje que las mujeres también queremos llevar”, remarcó la jugadora, aunque cuando se la consultó acerca de quién iba a ganar el clásico no dudó en exclamar “¡Newell’s, obvio!”.

Desde la otra vereda, su amiga Elizabeth, capitana de Central expresó: “Me encanta participar de este evento en que se juntan muchas chicas a las que les gusta el fútbol, y aprovechamos para compartir y disfrutar el momento juntas. Hoy intentamos dejar el mensaje de que no haya violencia y que todos puedan pasarla bien disfrutando del futbol”. Cuando se la consultó respecto de cual sería el resultado del partido, Elizabeth, cauta, predijo un empate.