24 de enero

Control

Operativos de alcoholemia derivaron en otros 25 vehículos al corralón

La máxima graduación detectada fue de 2,23 en el caso de un motociclista. Los controles del sábado se sumaron a los del jueves y viernes y totalizaron 63 secuestros.

La Secretaría de Control y Convivencia Ciudadana informó que en la noche del sábado 6 de diciembre se remitieron al corralón 25 vehículos en el marco de los operativos de alcoholemia realizados en distintos puntos de la ciudad. Estos resultados se sumaron a los 38 secuestros efectuados durante las noches del jueves 4 y viernes 5. “Estamos satisfechos con las acciones desarrolladas durante los procedimientos nocturnos que intentan promover condiciones más seguras de permanencia y circulación en los espacios públicos”, señaló el secretario del área, Pablo Seghezzo.

El funcionario precisó que el sábado a la noche y el domingo 7 a la madrugada, tuvieron lugar operativos de tránsito con controles de alcoholemia en distintos puntos de la ciudad donde se registra intenso flujo de gente y de vehículos. “Se ejecutaron 25 remisiones al depósito municipal, 13 porque los conductores dieron positivo en los test de alcoholemia; el resto por falta de documentación y elementos de seguridad reglamentarios”, indicó.

En ese sentido, destacó que entre los conductores a los que se les detectaron niveles de alcohol en sangre no permitidos para la circulación vehicular, el porcentaje más elevado que se encontró fue de 2,23 gramos en el caso de un motociclista.

Seghezzo precisó que a los secuestros del sábado-domingo se agregan los 38 efectuados entre el jueves a la noche y el sábado a la madrugada. “Son un total de 63 autos y motos remitidos al corralón en procedimientos de tránsito nocturnos”, explicó y observó al respecto: “Consideramos importante indicar que son vehículos quitados de la vía pública como forma sancionatoria pero al mismo tiempo, preventiva”.

“Nuestro objetivo como Secretaría municipal es la construcción de convivencia. Para ello, creemos que es esencial promover un tránsito ordenado, ajustado a las normativas y respetuoso de conductores y peatones”, continuó y advirtió: “El consumo de alcohol previo o durante la conducción es una conducta que va a contramano de esta posibilidad. Como municipio tenemos la firme convicción de erradicarla de nuestras calles”.