9 de abril

Distritos

Convivencia

Barrio Mangrullo festejó al ritmo de la murga

Niños y adolescentes se reunieron frente al Centro de Salud para exponer lo realizado en los talleres 2016. Integrantes de la murga Abriendo Corazones le pusieron color y música al encuentro.

Los distintos barrios de la ciudad, con sus vecinales e instituciones, se reúnen por estas fechas para celebrar el trabajo del año y compartirlo con familiares y amigos. El jueves 15 de diciembre fue el turno del Mangrullo, ocasión en que vecinos y equipos municipales montaron una feria frente al Centro de Salud, en calle Mangrullo al 4800, para compartir las destrezas realizadas durante 2016.

La música se hizo sentir desde temprano mientras las mesas y los banderines de colores fueron embelleciendo el encuentro. Durante el mismo, los niños y jóvenes del barrio mostraron sus trabajos en cuero del taller de talabartería, un espacio de información de plantas aromáticas con sus diversos usos, una muestra de fotografía en la que los chicos fueron protagonistas sacando sus propias fotos y posando para dichas imágenes, y el cierre musical en vivo del taller de murga.

Todos estos espacios fueron realizados con los equipos municipales de las áreas Salud, Desarrollo Social y Cultura del distrito Sur, para brindar atenciones integrales y poder afianzar la presencia del Estado en los barrios.

Patricia, una vecina que se acercó orgullosa al evento para ver bailar a su hijo Tomás de 9 años, manifestó estar feliz porque “esto va a quedar en el corazón de los chicos por siempre, una experiencia hermosa que están viviendo para salir de la calle y aprender a compartir”. Además, destacó que allí su hijo “incorporó valores, mejoró mucho y nunca faltó a estos talleres, la murga es el broche de oro”.

Abriendo Corazones

Uno de los cuatro espacios de la Secretaría de Cultura y Educación que funcionó en el barrio durante el año fue el taller de murga, sin duda de los más concurridos, donde más de treinta niñas y niños se reúnen todas las semanas para bailar, cantar y aprender a tocar algún instrumento rítmico. De allí surgió el nombre Abriendo Corazones que lleva la murga, la que estuvo a cargo del colorido cierre del encuentro musical y festivo del encuentro.


Sabrina Mirada, jefa del Centro de Salud El Mangrullo, acompañó la jornada con la alegría de haber visto el trabajo de los jóvenes durante todo el año: “Los chicos se prepararon mucho para este día, ellos se apropiaron del taller y se nota en la murga, cada vez suena mejor”, afirmó.