6 de julio

Prevención

Gobierno

Recuerdan consejos para un uso seguro y responsable de las nuevas tecnologías

En el marco del abordaje sostenido que la Municipalidad realiza en relación al tema, más de 250 jóvenes de escuelas secundarias participaron desde junio de talleres sobre el ciberacoso.

El uso de las nuevas Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) es parte de la vida cotidiana de los ciudadanos, especialmente entre niñas, niños y jóvenes quienes, en tanto nativos digitales, utilizan con frecuencia estos recursos, lo que los expone en múltiples oportunidades a situaciones de violencia en la vida virtual que los afectan directamente en su contexto real.

A partir del reconocimiento de esta problemática, la Municipalidad de Rosario comenzó a trabajar desde el año 2010 de manera sostenida en la sensibilización sobre riesgos y potencialidades de estos nuevos entornos, buscando aportar a niñas, niños y jóvenes –quienes integran la población identificada como más vulnerable- herramientas para que pudieran generar ámbitos más seguros para el uso de las TIC. El ciberbullying, el grooming, el sexting, además de diferentes softwares maliciosos para nuestra información personal, son algunos de los riesgos que se abordan en diferentes intervenciones.

La más reciente de las acciones comenzó en junio pasado, cuando en el marco de la campaña Si te pasa en la Redes te pasa en la vida, el Programa Convivir Rosario y el Instituto Municipal de la Mujer iniciaron una serie de talleres de formación/problematización sobre el tema Ciberacoso, destinados a jóvenes estudiantes secundarios, con el objetivo de promover junto a ellos un uso responsable de las TIC.

Al presente, más de 250 jóvenes de distintas escuelas secundarias han participado de estos talleres, incorporando la reflexión sobre las características del acoso en el ciberespacio y cuáles son las sugerencias para prevenir estas situaciones.

Frente a los recientes casos de público conocimiento vinculados a situaciones de abuso de jóvenes mediante la utilización de redes sociales, merece la pena recordar para la población en general un conjunto de recomendaciones vinculadas a la seguridad y el uso responsable de nuevas tecnologías de información y comunicación.

Seamos responsables cuando nos contactamos con extraños. 

La sensación de conversar con un extraño mediado por un dispositivo nos puede desinhibir y generar confianza mucho más rápido. Tengamos en cuenta que las características de la Web hace que podamos adoptar otra identidad mucho más fácilmente que en la realidad. Si decidimos agregar extraños a nuestros amigos en las redes sociales, seamos responsables al relacionarnos con ellos y sepamos que compartir información personal con desconocidos es riesgoso para nosotros.

Dialoguemos cotidianamente sobre nuestras prácticas en la web.

Los adultos, los jóvenes y los niños habitamos el ciberespacio al mismo tiempo. Sin embargo, menos de la mitad de los jóvenes habla sobre el uso seguro de la Web con su familia. Cada usuario experimenta la navegación de una manera diferente y es por ello que compartir experiencias con personas de nuestra confianza sobre lo que nos pasa en el mundo virtual ayuda a crear mejores vínculos y a cuidarnos entre nosotros.

Revisemos regularmente las opciones de privacidad y seguridad de nuestras redes. 

La Web 2.0 (aquella que nosotros ayudamos a construir activamente) tiene como principal protagonista a las redes sociales. Todas ellas nos brindan herramientas para configurar la privacidad y seguridad de los contenidos que compartimos. Sin embargo, debemos revisar estas opciones regularmente, ya que el diseño de estas plataformas cambia constantemente y puede cambiar la configuración que elegimos sin que nos demos cuenta.

Seamos cuidadosos al subir/compartir contenidos privados nuestros y de los demás. 

Una de las potencialidades que tienen las redes sociales es la rapidez con que se puede llegar a compartir un mensaje en muy poco tiempo. Cada mes, sólo a Facebook, se suben 3.000 millones de fotos. ¿Y si ese contenido es dañino para nosotros o para los demás? Evitemos subir contenidos privados que no deseamos que sean vistos por otras personas, ya que en la Web no existe el olvido.

Antes de hacer click, veamos atentamente adónde estamos ingresando. 

Muchas veces no prestamos atención a la ruta que seguimos para entrar a nuestros sitios preferidos o los clicks que hacemos para descargar un contenido. Corremos el riesgo de ingresar a sitios falsos o abrir archivos estén infectados con programas maliciosos (virus, troyanos, gusanos, etcétera) que pueden robarnos información privada y dañar nuestro dispositivo. Corroboremos las direcciones adónde ingresamos o los archivos que estamos abriendo.

Cuidemos que nuestras contraseñas sean personales y secretas.

Cada usuario debe tener en cuenta que las contraseñas son la primera barrera de protección que tenemos para movernos en la Web. Es por eso que no debemos compartirla con ningún otro usuario y prestar atención que los sitios donde la ingresamos no queden abiertos en dispositivos ajenos. Además de cambiarlas regularmente, siempre es mejor elegir contraseñas compuestas por letras y números.

Ante situaciones riesgosas, recurramos a expertos en materia legal y tecnológica.

Siempre es mejor conocer los riesgos y prevenir situaciones que nos puedan hacer daño, pero al encontrarse envuelto en una de ellas debemos recurrir a personas que nos ayuden solucionarlas. Existen leyes (como la ley Nº 26.388 de delitos informáticos y la Nº 25.326 de protección de datos personales) que reconocen algunos delitos informáticos, como el cyberacoso o el robo de datos. También existen organismos del Estado que nos ayudan a protegernos ante estos peligros. Podes consultar a la Dirección Nacional de Datos Personales para que te asesore al hacer tus denuncias: denunciasconvosenlaweb@jus.gob.ar

Convivir en la Web

Cabe destacar que existen diversas iniciativas que ponen en discusión la seguridad en la web, tanto públicas como privadas, buscando todas dar respuestas a la complejidad de la demanda en este tema. El desafío está en poder realizar un trabajo integrado desde la perspectiva de la convivencia y la seguridad democrática en la Web, incluyendo a públicos nativos y nuevos inmigrantes digitales.

Desde el programa Convivir se hace hincapié en la centralidad del ciudadano como sujeto activo y como el principal protagonista en la hechura y construcción de lazos comunitarios libres de violencia y solidarios, desde un enfoque cultural. La sensibilización, la comunicación y la educación son las herramientas elegidas para el abordaje de la convivencia en la Web.