20 de septiembre

Convivencia

Prevención
Coronavirus

En Rosario se remitieron 535 vehículos al corralón desde que comenzó el aislamiento

En la mayoría de los casos, quienes transitan no cuentan con la documentación obligatoria para circular vinculada a las actividades económicas y servicios considerados esenciales.

La Municipalidad de Rosario, a través de la Secretaría de Control y Convivencia, continúa llevando a cabo en forma periódica acciones preventivas y de control a fin de garantizar el desarrollo pleno del aislamiento social, preventivo y obligatorio en Rosario, decretado a nivel nacional por la pandemia de coronavirus. 

A pedido del intendente Pablo Javkin, las áreas de control reforzaron la fiscalización de la circulación vehicular, peatonal y en unidades de transporte urbano de pasajeros, así como también de la actividad comercial, con el objetivo de detectar desplazamientos sin los permisos correspondientes. También concretan acciones diversas destinadas a colaborar y atender las necesidades de ciudadanos y ciudadanas en este marco excepcional que atraviesa el mundo.

Desde el 22 de marzo hasta el domingo 2 demayo, se remitieron al corralón municipal 316 motos y 219 autos durante los operativos llevados a cabo junto a personal policial en distintos puntos de la ciudad. Dichas tareas consisten en corroborar que las personas que transitan con sus vehículos tengan la documentación obligatoria para circular vinculada a las actividades económicas y servicios considerados esenciales contemplados en el decreto nacional N°297/2020.

Cabe señalar que en esta última semana, se concretaron 79 remisiones (50 autos y 29 motos).

El control de la circulación también se lleva a cabo en el transporte urbano de pasajeros. De esta forma, junto a efectivos policiales, se requiere a los pasajeros la habilitación necesaria para estar en la vía pública y se impone el distanciamiento obligatorio en la unidad, ya sea colectivo o taxi. En las intervenciones en la vía pública, se fiscaliza además el uso obligatorio de tapabocas, verificándose una adhesión total a la normativa en el espacio público. 

Hay que remarscar que también se controla la higiene en las unidades de transporte urbano, en un trabajo diario y constante en las diversas terminales y puntos de llegada y salida de unidades.

Inspección de comercios

Los agentes de la Secretaría también focalizan su acción de prevención y control en la actividad comercial a fin de garantizar que funcionen bajo la normativa vigente. En ese sentido, la semana pasada se clausuraron dos lavaderos manuales de vehículos ubicados en avenida Pellegrini al 4500 y al 4800. En ambos casos, se trató de un rubro que, actualmente, no puede funcionar.

También se elevaron 4 actas en comercios por no acatar la obligatoriedad del tapabocas.

Más cerca de las necesidades de la población

Además de llevar a cabo acciones de control para dar cumplimiento a las normativas, la Secretaría de Control redobla esfuerzos para acercar soluciones a distintas necesidades de los ciudadanos y ciudadanas.

Una tarea cotidiana es acompañar y contener a las personas que se congregan cada mañana en las puertas de los bancos de la ciudad. Las acciones incluyen la colocación de sillas en los frentes de las entidades para que los beneficiados esperen sentados así como también el control estricto del respeto al distanciamiento social y el uso del tapaboca.

Los patrullajes por distintos puntos de la ciudad, parques y plazas, con altavoz permiten recordar la necesidad de mantenerse en casa y respetar el distanciamiento social. Al mismo tiempo, son una forma de divisar cualquier tipo de situación irregular o bien la posibilidad de colaborar con algún vecino o vecina que precise ayuda.

Como ejemplos se pueden mencionar las dos curiosas intervenciones ejecutadas por agentes municipales que permitieron rescatar de las aguas del arroyo Ludueña a cerdos, en el marco de la bajante que aqueja al río Paraná.

“Las tareas son múltiples y van más allá del control. En este tiempo de dificultades, junto al intendente Pablo Javkin hemos planificado un Estado cercano, accesible y eficiente que permita una mejor forma de habitar la ciudad, en plena convivencia”, señaló Carolina Labayru, secretaria de Control y Convivencia.