20 de noviembre

Salud

A un año de su apertura, La Estación abordó 734 casos de consumos problemáticos

El dispositivo inaugurado en julio de 2016 atiende mayormente casos de jóvenes atravesados por el consumo de alcohol y sustancias psicoactivas. Cómo funciona el trabajo en red.

Hace más de un año que la Municipalidad de Rosario viene llevando adelante un plan interdisciplinario e interinstitucional de abordaje de consumo de alcohol y sustancias psicoactivas. En ese tiempo, 734 personas fueron abordadas por el dispositivo La Estación, que el próximo 27 de julio celebrará el primer aniversario de su apertura. Los datos fueron difundidos durante una jornada donde se trazó un balance de lo actuado por el Gabinete Social, este jueves 13 de julio en el Salón Belgrano del Palacio Municipal.

El Plan de Abordaje cuenta con tres ejes fundamentales: la asistencia/atención, la prevención y promoción de la salud y la capacitación e investigación. Para la asistencia y atención de personas con problemas con sus consumos, se habilitó hace un año La Estación (Gálvez 867), un espacio abierto coordinado por la Municipalidad, donde se trabaja junto a diferentes áreas del gobierno provincial, ONG e instituciones religiosas, con el objetivo de contener, acompañar y trabajar en la prevención de las adicciones de todo tipo.

El secretario de Salud municipal, Leonardo Caruana, definió a La Estación como “un dispositivo de admisión donde equipos de trabajadores sociales, comunicadores, antropólogos hablan con la mamá, el papá, docentes o el mismo joven” y allí definen qué abordaje enfrentar de acuerdo a la problemática. En ese sentido, aclaró que “no hay un tratamiento único” y que “se les da un abanico de posibilidades, desde la asistencia en ese mismo dispositivo con modalidad de taller hasta la posibilidad de internación en hospitales, becas de internación en una ONG o para una desintoxicación en una de nuestras instituciones”.

Caruana indicó también que las edades de quienes acceden al dispositivo son “múltiples”, pero apuntó que “hay un predominio de la población joven, que acceden primero al alcohol y luego a sustancias”. “Estamos hablando de jóvenes sin redes familiares ni sociales en donde el esfuerzo para ubicar el consumo en otro lugar de su vida es mucho mayor”, amplió.

Trabajo en red

Además, en el Plan de Abordaje se trabaja junto a dispositivos de intervención territorial como el CET, La Casa del Adolescente y la Posta (los dos últimos de gestión provincial) y se articula con las organizaciones que trabajan históricamente con la problemática, tanto en convenios con más de 20 instituciones como en mesas de diálogo sostenidas.

En ese mismo sentido, unas 500 personas realizan tratamientos en instituciones financiadas, mientras que se registran unas 100 internaciones mensuales promedio en hospitales generales (Carrasco, Alberdi, Roque. S Peña, Centenario y Provincial).

En materia de prevención y promoción, se realizan intervenciones en espacios de ocio de los jóvenes, como ámbitos de nocturnidad y eventos masivos diurnos. Para tal fin, se logró el compromiso de alrededor de una treintena de empresas y espacios nocturnos de la ciudad.

Asimismo, se viene realizando un trabajo con los empresarios bolicheros de la ciudad y se implementó un protocolo para fiestas electrónicas. En lo que va del 2017, se realizaron más de 15 fiestas electrónicas a la que asistieron unas 30.000 personas, de las cuales sólo 10 recibieron asistencias médicas menores.

También se realizan talleres en escuelas con alumnos, docentes y padres. Al respecto, unas 300 escuelas de distintos niveles están participando del programa Lazos, que apunta a conformar espacios de prevención de violencia y consumo de sustancias y a fortalecer la inclusión socioeducativa y la igualdad de oportunidades y derechos. Por último, se realizan capacitaciones a docentes, agentes municipales y a la comunidad.