21 de noviembre

Transporte

Gobierno
Taxis

El Tribunal de Faltas abrió un Juzgado exclusivo para los servicios de transporte público

La flamante oficina atiende únicamente trámites relacionados a la habilitación y regulación de taxis, remises, transportes especiales y colectivos.

Desde mediados de junio funciona en el Centro de Inspección Técnica del Automotor (Montevideo 2849), el Juzgado de Servicios Públicos. En la órbita del Tribunal de Faltas municipal, esta nueva repartición centraliza todos los trámites relacionados al funcionamiento normativo del transporte público, que antes se realizaba en los juzgados de faltas de cada distrito según correspondiera.

“Esta decisión tuvo que ver con una demanda recurrente de las cámaras de taxistas, remiseros y de empresas dedicadas al transporte especial”, cuenta Stella Maris Splendiani, directora del Tribunal de Faltas. Antes de la apertura de esta oficina, cada particular debía realizar los trámites pertinentes en los juzgados de faltas de los distritos, que atienden una multiplicidad de temáticas además de las referidas al transporte público. En este sentido, Splendiani asegura que la medida fue “muy bienvenida” por los sectores más directamente implicados.

“La dedicación exclusiva de este juzgado permite a los usuarios mayor celeridad en la realización de trámites, y da la posibilidad a las juezas de atender la demanda con más tiempo y detenimiento”, explica Splendiani. Para la creación de esta oficina, se nombró a dos nuevas magistradas con competencias específicas: la Dra Raquel Guerín y la Dra Sara Lescano.

“El proceso de selección comenzó en 2016, cuando se abrió una convocatoria interna para acceder al cargo de juez de faltas”, cuenta la directora del área. De dicho llamamiento podían participar sólo profesionales del Derecho que ya trabajaran dentro del ámbito de la Municipalidad de Rosario. Además de las dos magistradas que se incorporaron al flamante Juzgado, otros seis jueces y juezas fueron nombrados e incorporados a los espacios distritales después de un proceso de selección.

La sede de la nueva oficina tampoco es casualidad. “El hecho de que funcione en el CITA les permite a los particulares resolver trámites cuando asisten allí a las inspecciones técnicas que obligatoriamente deben realizar con cierta periodicidad”, asegura Splendiani. Es que los vehículos del transporte público que llevan pasajeros en la ciudad deben contar con inspección técnica regular de acuerdo a su tipo: colectivos, taxis y remises, cada seis meses, y transportes escolares, cada cuatro.

El Tribunal de Faltas, “todo un mundo”

Si bien la repartición municipal encargada de hacer cumplir el Código de Faltas tiene su oficina central en el edificio de la ex- Aduana (Av. Belgrano 328), su presencia se extiende por toda la ciudad. “La gente suele pensar que el Tribunal se encarga sólo de lo que tiene que ver con las faltas relacionadas al tránsito, pero en realidad tiene competencia sobre todo lo que se fiscalice en la vía pública”, aclara Splendiani, que está el frente del área desde 2008.

Es así que las competencias del Tribunal, el cual depende directamente de la Secretaría de Gobierno, no tienen sólo que ver con la regulación del transporte público y particular, sino también con la entrega de licencias y habilitación de comercios (“desde un quiosco de ventana hasta un complejo industrial”), de obras, con las cuestiones de bromatología relacionadas a la actividad gastronómica, de higiene y seguridad, entre otras cosas. 

“Ser juez de faltas implica tener la capacidad de trabajar sobre una multiplicidad de temáticas porque el espectro es muy amplio”, indica Splendiani. También explica que la necesidad de una resolución rápida demanda a los jueces y juezas una capacidad expeditiva muy particular. “Estoy convencida que para tener este cargo hay que tener ciertas características que no todo el mundo tiene”, asegura la directora.

Ante la amplitud de la jurisdicción del Tribunal, la centralización de algunas temáticas se vuelve necesaria. Así es que se decidió en esta oportunidad generar entonces una oficina de competencia exclusiva a trámites relacionados al transporte público, “para mejorar la atención y garantizar también mejores resoluciones”.