21 de noviembre

Desarrollo social

Invierno
Convivencia

Operativo Invierno: cómo se asiste desde el municipio a las personas en situación de calle

Ante la llegada de las bajas temperaturas se encuentra en marcha la iniciativa que cada año articula diferentes acciones y recursos para ayudar a quienes viven en la vía pública.

Como cada año, la Municipalidad de Rosario, a través de las secretarías de Desarrollo Social y de Control y Convivencia Ciudadana, en conjunto con la Guardia Urbana Municipal, el Sies (Servicio Integrado de Emergencias Sanitarias) y diversas organizaciones sociales, puso en marcha a principios de mayo el Operativo Invierno para asistir a personas en situación de calle durante la temporada de bajas temperaturas.

Una tarea diaria y colaborativa

El municipio y las ONG involucradas desarrollan de manera conjunta un relevamiento sanitario y de asistencia, recorriendo diferentes sectores de la ciudad. Así es que, cada mañana, desde la Secretaria de Desarrollo Social se ponen en contacto con personas en situación de vulnerabilidad y les ofrecen el traslado al Refugio Municipal de Invierno o al Refugio Sol de Noche.

Además, trabajan de forma sostenida junto a muchas de las personas en situación de calle, realizando diversas tareas, como acompañamiento en la tramitación del DNI o traslado a un Centro de Salud; colaboración con la realización de trámites; visitar a alguien a un hospital; intervenir y articular junto otras instituciones en casos específicos, o simplemente compartir unos mates con la persona y conocer su situación, sus deseos y sus necesidades. "Desde el municipio trabajamos a diario con los equipos territoriales que hacen los recorridos, es un trabajo que se sostiene todo el año, porque tambien se trabajan aspectos de reinsercion social", explicó Laura Capilla, secretaria de Desarrollo Social.

Por su parte, la Guardia Urbana Municipal es la que recibe a través de su línea gratuita, 0800-444-0909, llamados de vecinas y vecinos alertando sobre personas en situación de calle. Diego Herrera, director de la GUM, detalló el mecanismo de atención: “Cuando llega un llamado a la base se activa el protocolo señalado para estas circunstancias, ingresando los datos al Sistema Único de Atención y poniendo en aviso a las autoridades de la Guardia Urbana, que determinan la intervención de los agentes previamente designados”.

Según dijo Herrera, los horarios de mayor demanda se dan en las franjas comprendidas entre las 6 y las 8 de la mañana, y desde las 20 a las 00. Después de las 18, momento en que finaliza el relevamiento diario que lleva a cabo Desarrollo Social, la GUM es la que se acerca a las personas para ofrecerles diferentes instancias de ayuda: el traslado a refugios, la entrega de frazadas o cobijas, o la conexión con integrantes de la fundación Rosario Solidaria, que distribuye gratuitamente platos de comida caliente.

Cabe mencionar que en muchas ocasiones las personas no quieren trasladarse, ya que han escogido como modo de vida habitar en la vía pública. "De ninguna manera se puede forzarlos a cambiar de idea o trasladarlos en contra de su voluntad. Pero aquellos que no aceptan ser movilizados a los refugios, pueden recibir una frazada o un plato de comida caliente, que es también un aporte importante”, afirmó Herrera. En caso de que los agentes de la GUM consideren que la persona necesita asistencia médica, se contacta al Sies, que determina una respuesta de acuerdo a cada situación específica. “Siempre vamos a intentar contribuir con mejorar su calidad de vida en ese momento”, señaló el director de la GUM.

Desde el 1º de mayo, la Guardia Urbana respondió a 506 solicitudes. “Esto no significa que haya ese número de personas en situación de calle”, aclaró Fabián Bolaño, jefe de Planificación Estratégica de la GUM, y mencionó que muchos llamados refieren a una misma persona. En lo que va de la temporada de bajas temperaturas, 27 hombres fueron trasladados a refugios, 4 mujeres con niños fueron llevadas a alojamientos, 3 personas fueron hospitalizadas mediante intervención del Sies y se entregaron más de 100 frazadas.

Si bien aclaró que se realizan tareas de asistencia a personas en la calle durante todo el año, durante la temporada invernal “aumenta la demanda” y se activan otros protocolos de acción, pensados de forma conjunta para aportar “una respuesta de atención integral” a quienes lo necesitan. En tanto se reciben dos o tres llamados a diario por personas en situación de calle, en los recientes días de bajas temperaturas entraron “hasta 30”.

“La posibilidad de llegar mediante estas denuncias también nos permite una intervención social más precisa”, expresó Gustavo Zignago, secretario de Control y Convivencia Ciudadana. “Cada intervención nos permite retrabajar cada uno de los casos y generar instancias que puedan tener que ver con la inclusión”, remarcó. El funcionario aseguró que, incluso en el marco de un protocolo, “las respuestas no son lineales, porque las situaciones no son lineales”.

Tal como lo marca la esencia de la Guardia Urbana, trabajamos todos los días para consolidar la presencia del Estado municipal en la vía pública, para mejorar la convivencia y seguir construyendo una sociedad más inclusiva donde los más postergados también formen parte”, valoró el secretario de Control y Convivencia.

Desde la Secretaría de Desarrollo Social, en tanto, afirmaron que “el número de personas en situación de calle no ha crecido en general” aunque “sí hay más personas que deambulan tratando de conseguir recursos de subsistencia”.

Por su parte, el Centro de Ex Combatientes en Malvinas de Rosario y la asociación Rosario Solidaria se dedican a distribuir platos de comida caliente en distintos puntos de la ciudad, durante la noche o la mañana. Realizando recorridas o instalando una olla solidaria en puntos estratégicos, estos espacios colaboran con la tarea del municipio ofreciendo un servicio gratuito e indispensable para mejorar la calidad de vida de las personas que habitan la vía pública, sobre todo de aquellos que no desean trasladarse a refugios. Además, Rosario Solidaria también distribuye frazadas que confeccionan los propios voluntarios a partir de donaciones de tela.

El Refugio Municipal

El Refugio Municipal de Invierno ubicado en Grandoli 3450 abrió nuevamente sus puertas a principios del mes de mayo, ante el inicio de la temporada de bajas temperaturas. El espacio tiene capacidad para 30 personas, y allí se brindan alimento, cobijo nocturno y posibilidades de aseo para varones de entre 18 y 60 años en situación de vulnerabilidad.

Junto a la Asociación Sol de Noche, suman 90 plazas para pernoctar y alimentarse. Las personas que llegan a estos espacios son aquellas contactadas y derivadas por personal de la Secretaría de Desarrollo Social, Guardia Urbana Municipal, Sistema Integrado de Emergencia Sanitaria (Sies) y por miembros del Centro de Ex Soldados Combatientes, a partir del relevamiento sanitario y asistencia que municipio y organizaciones sociales desarrollan de manera conjunta.