16 de julio

Ambiente

Se entregaron gajos y esquejes en el Rosedal del parque de la Independencia

Luego de la poda de invierno, la Municipalidad de Rosario entregó de manera gratuita más de mil tallos a los vecinos y vecinas para el cultivo domiciliario.

Este viernes 12 de julio amaneció nublado y frío pero el clima no fue un impedimento para que vecinos y vecinas se acercaran durante la mañana al parque de Independencia en búsqueda de un tallo para plantar en su casa, que el municipio entregó de manera gratuita con motivo de la poda de invierno. Con el inicio de esta estación y después de un año de desarrollo del nuevo Rosedal, comenzó la época de tala. Por este motivo, se prepararon más mil esquejes para que rosarinos y rosarinas pudieran llevarse un pedacito de este histórico espacio de la ciudad a su casa y plantarlo.

En este sentido, la subsecretaria de Ambiente, María Cecilia Álvarez, mencionó: "Hay que realizar la poda invernal así en primavera pueden volver a florecer. Ya es la segunda poda que realizamos después de la revitalización que tuvo este espacio en el 2017, donde se plantaron siete mil rosales de treinta y siete especies distintas. Y de esta manera, estamos posibilitando a todos los rosarinos a que se lleven un pedacito del Rosedal a sus casas".

Y agregó: "Es un actividad que convoca muchísimo, además de la revitalización material que tuvo el Rosedal, desde la Secretaría planteamos actividades aquí para revalorizar este espacio tan emblemático e histórico, y de esta manera entender lo que significa el Rosedal para la ciudad".

La época de poda es muy importante para la correcta floración posterior, que se da en la primavera. Estos trabajos, llevados adelante por la secretaría de Ambiente y Espacio Público, se hacen en temporada invernal, permitiendo luego que cada especie tenga una refloración en distintas épocas del año.

Roxana está disfrutando de las vacaciones de invierno y pudo acercarse por primera vez a la entrega de esquejes. “Vivo en barrio Echesortu, y cuando me enteré que se iba a realizar esta actividad me interesó mucho. Es muy importante tener un pedacito de una rosa que nos trae recuerdos de este lugar al que venía siempre cuando éramos más chicos y salíamos a pasear. Me llevo uno de los esquejes y además valoro que me explicaron cómo plantarlo. La idea es tratar de tener un retoño de esta rosa en mi jardín”, contó.

Por otro lado, Miriam de barrio Carlos Casado señaló que se acercó porque le encantan las plantas, se enteró por internet y se lo compartió una amiga porque sabe que le interesa. "La idea es colocarla en una maceta y después poder trasladarla a la tierra. No tengo ninguna planta de rosas ahora, me encantan, tuve una en algún momento, y por eso ahora vine a buscar estos esquejes. Es la primera vez que vengo, y la verdad que es muy linda iniciativa", señaló.

Transformación del Rosedal

La transformación histórica del Rosedal fue llevada adelante en 2017, cuando comenzó la plantación de más de siete mil ejemplares de rosas de treinta y siete variedades distintas. Allí se transplantaron arbustos para liberar zonas de plantación, se niveló el terreno, se abrieron canteros e implantaron panes de césped, entre otras tareas. Para todo esto se necesitó un proceso de planificación intensa, reconstruyéndose su historia y fisionomía original mediante fotos y trabajo de campo.

Algunos consejos para plantar los gajos

  • Identificar la base del gajo, las yemas deben mirar al cielo y los aguijones apuntar hacia abajo. Con una tijera pequeña, realizar un corte en la base en forma de cruz, esto favorece el desarrollo de las nuevas raíces.
  • Para preparar la tierra, elegir una que sea rica en nutrientes, debe ser suelta, es decir, que no se formen cascotes. Lo ideal es usar sustrato: tierra buena con perlita y arena de río (puede incluir turba, pero no compost). Armar un pozo en la tierra con un palito o lápiz, al plantar el gajo colocar dos yemas bajo tierra (un tercio aproximadamente), y por lo menos tres o cuatro yemas tienen que permanecer sobre la superficie de la tierra.
  • Cubrir el esqueje con una botella de plástico a modo de efecto invernadero.
  • Los gajos deben tener luz, pero no sol directo, una o dos veces por semana humedecer la tierra sin mojar los gajos, las macetas deben estar a resguardo del viento, a los tres meses la planta echa raíces, dejar en macetas al menos 1 año, se deben podar durante el mes de julio.