19 de mayo

Mujer

Jóvenes
Educación
Salud

Fein inauguró un nuevo año de Equidad Educativa

La intendenta encabezó el inicio de otra edición del programa que desde 2005 acompaña a jóvenes madres o embarazadas para que puedan completar sus estudios.

Este viernes, la intendenta Mónica Fein presentó en La Isla de los Inventos una nueva edición del Programa de Equidad Educativa para alumnas madres o embarazadas, junto a las inscriptas, sus hijos e hijas y sus familias. Desde 2005, la iniciativa dependiente del Instituto Municipal de la Mujer (IMM), acompaña a madres jóvenes o adolescentes para que puedan finalizar sus estudios primarios y secundarios.

“Este programa surgió hace muchos años a partir de entender que ser madre es un tema complejo. Cada una de las que tenemos hijos lo sabemos. Algunas tenemos familias que nos ayudan, a veces nos sentimos solas, a veces genera conflictos con nuestras relaciones y nuestras parejas. No hay mujer que no se haya preguntado cómo hacer lo que quiere y sueña, y a la vez cuidar y ver crecer a su hijo o hija”, aseguró la intendenta.

“Y eso es más difícil cuando esa etapa toca estudiando, o cuando somos jóvenes, o cuando tenemos dificultades laborales o económicas. Este programa surge para decirles que no están solas, que la Municipalidad de Rosario, desde el Instituto de la Mujer y todas las áreas municipales, las quiere acompañar. Quiere decirles que sí pueden hacer todo lo que ustedes quieran: estudiar, trabajar, tener amigas y a la vez disfrutar de ser mamás y de ver cómo sus hijas o hijos crecen”, agregó.

Si bien hubo un período de inscripción antes del comienzo del ciclo lectivo, la misma continúa abierta durante todo el año en el IMM (Moreno 960). La mayoría de las 160 jóvenes inscriptas para el 2019 viene participando en el programa desde hace unos años y aproximadamente 50 se incorporan por primera vez.

Leila tiene 18 años y transita el programa desde 2016. “Es algo hermoso. En este espacio podés traer a tus hijos y estar tranquila. Aprendí muchas cosas. Después de tener una hija, es muy difícil tener amigas y acá hicimos amistades muy lindas”, contó con su hijo de cuatro años en brazos.

Entre 2005 y 2018, 4725 chicas de entre 13 y 19 años fueron acompañadas por el
programa Equidad Educativa para seguir estudiando mientras transitaban sus embarazos y la maternidad. Todas las inscriptas perciben desde abril y hasta noviembre becas mensuales equivalentes al monto de la asignación universal por hijo (vale aclarar que ambas asignaciones pueden sumarse ya que ninguna es excluyente de la otra).

Pero Equidad Educativa consiste en un acompañamiento integral a las madres y embarazadas, incluyendo talleres donde puedan abordar temas como el cuidado de niñas y niños, autocuidado, salud sexual y reproductiva y las dificultades que atraviesan con la maternidad. Aquellas jóvenes que se encuentran embarazadas cuentan con el espacio semanal de “autocuidado en el agua” que se lleva a cabo en el Complejo Municipal Emiliano A. Lotuf.

“Tenemos un año por delante de oportunidades, de trabajar juntas, de jugar, de aprender y de acompañarnos. Esa es la premisa con la que trabajamos desde Equidad Educativa. Nos encanta poder acompañar un trayecto de sus vidas que no es menor, un trayecto donde se trabaja en el presente pensando en el futuro. Un futuro que las encuentra siendo mamás pero también forjando lo que cada una quiera ser o hacer de aquí en adelante. Queremos decirles que las posibilidades están y que las puertas están abiertas”, afirmó por su parte Carolina Mozzi, directora del IMM.

Muchas veces, las chicas se acercan a Equidad Educativa derivadas de diversas instituciones, como escuelas, CCB, Centros de Salud o la Dirección Provincial de la Niñez. Esto da cuenta del trabajo territorial que realizan los equipos del Instituto Municipal y las redes que existen para acompañar a las jóvenes en esta situación.

Otra con larga trayectoria en el programa es Camila, que vuelve por cuarto año: “Sigo viniendo porque acá me brindaron muchísima contención y apoyo cuando tuve a mi hijo. El primer año se me hizo muy difícil. Cuando me fui a inscribir, tuve una pequeña entrevista en la que ya me brindaron ayuda psicológica y la verdad que me hizo re bien. Conocí varias amigas que al día de hoy sigo teniendo. Y sentí que no era la única en mi situación”, expresó.

“Fue una experiencia muy linda. Me sentí apoyada al ser madre joven y no saber mucho de bebés. Es una muy buena ayuda. Lo recomendaría porque te dan contención, te ayudan en lo que más necesitás. Aprendí sobre el cuidado de la bebé, cómo higienizarla, cuándo darle de comer”, valoró Bárbara, con 16 años y una beba de uno.

Antes de la presentación oficial, las chicas disfrutaron junto a sus hijos e hijas de cada rincón de La Isla de los Inventos. Luego del acto de bienvenida, hubo un cierre con show de música y circo.

“Desde la Municipalidad de Rosario las queremos acompañar en este maravilloso proceso que ustedes están llevando adelante, sabiendo que tiene dificultades y que se transita mejor acompañada. A las que están estudiando queremos acompañarlas para que sigan y que no dejen. A la que este año no pudo, queremos acompañarla para ver si puede retomar el año que viene. A las que hace un tiempo que están con nosotros en el programa, queremos acompañarlas a seguir soñando”, concluyó Fein.

La situación de un embarazo a temprana edad y en una etapa de formación educativa genera un alto nivel de deserción escolar. Esto trae como consecuencia dificultades posteriores para la inserción laboral de las adolescentes madres y el sostenimiento económico de ellas y sus hijos e hijas.

Por eso se trabaja con cada joven en el conocimiento de sus derechos como mujeres y ciudadanas, más allá de la ayuda económica para que puedan acceder a un plano de igualdad de oportunidades y construir sus proyectos e iniciativas, brindando capacitaciones, contención psicológica y asesoramiento legal. Este programa requiere de intervenciones coordinadas entre diferentes áreas del municipio e instituciones educativas para el acompañamiento de las adolescentes.