19 de agosto

Obras

Intendencia

La doble traza de la avenida de la Costa ya es una realidad

Se habilitó la primera etapa, entre Bv. Oroño y calle Madres de Plaza de Mayo. Permitirá una mayor fluidez de todo el tránsito que accede desde el norte hacia el casco céntrico de la ciudad.

Rosario se sigue conectando y suma un nuevo enlace vial entre el centro y el norte de la ciudad. La intendenta Mónica Fein y el gobernador Miguel Lisfchitz encabezaron este domingo, en el marco de una concurrida mañana de Calle Recreativa que incluyó bicicleteada y caminata, el acto de habilitación de la doble traza de la avenida de la Costa,  una conexión esperada por todos los rosarinos y las rosarinas.

Los trabajos de la doble traza alcanzaron unos 600 metros entre bulevar Oroño y calle Madres de Plaza de Mayo. A su vez, se concretó la pavimentación a nivel definitivo de bulevar Oroño, entre las avenidas Illia y Estanislao López. La obra generará otra vía de acceso rápido al centro y permitirá duplicar el paso de vehículos.

"Era un viejo sueño que teníamos. En el Plan Estratégico de 1998 Rosario definió que quería ser una ciudad de frente al río, algo que en ese momento no era así, y esta avenida viene a completar un largo recorrido que se inicia en el Puente Rosario - Victoria y que termina en el arroyo Saladillo, brindando la posibilidad de transitar de norte a sur bordeando nuestro río", expresó la intendenta tras recorrer a pie la nueva traza junto al gobernador e integrantes del gabinete municipal. 

Fein recordó las múltiples gestiones que realizó el municipio durante años para concretar la nueva traza, y señaló: "Es una obra de más de 40 millones de pesos que hicimos con articulación privada, es parte de una compensación que el privado tuvo que hacer para el desarrollo de la zona".

La intendenta mencionó que aun restan algunos trabajos complementarios de la obra, como la ejecución de veredas, pero afirmó que era importante habilitar el tránsito vehicular en el sector. Además, recordó: "Ya licitamos y abrimos los sobres para la última etapa de la avenida, que sería desde Oroño a Dorrego, y en 5 meses estará lista".

En ese sentido, es importante remarcar que días atrás se concretó la apertura de sobres con las ofertas económicas para construir la continuidad de la venida de la Costa. Se trata del tramo de 450 metros de avenida Estanislao López entre bulevar Oroño y calle Dorrego, y su empalme con calle Wheelwright.

Las obras a ejecutar consisten en la duplicación de la calzada actual en los mismos anchos (10,5 metros), con un diseño geométrico que copia el trazado existente, y la concreción del enlace parquizado en el encuentro con las calles Dorrego y Wheelwright. El proyecto incluye obras complementarias de desagües, semaforización, iluminación integral, veredas con mobiliario urbano, bicisendas, señalización y parquización del área.

De esta manera, Rosario tendrá circulación ribereña ininterrumpida desde la zona del puente Rosario-Victoria hasta el arroyo Saladillo.

Obras previas

Las obras de corrimiento de vías férreas abarcaron 1.550 metros sobre la curva de Estanislao López y bulevar Oroño, la ejecución de 6 paragolpes nuevos y la readecuación del sistema de desagüe pluvial. Las tareas involucraron una inversión de $43 millones para liberar el espacio donde ahora se exiende la doble traza de la avenida de la Costa.

La Municipalidad de Rosario también encabezó las gestiones complementarias en la Secretaría de Gestión de Transporte del Ministerio de Transporte, la Administración de Infraestructuras Ferroviarias Sociedad del Estado (ADIF) y la Empresa Nuevo Central Argentino.

Tres conexiones 

Hasta la actualidad, por la avenida transitaban diariamente unos 27.600 vehículos en el único sentido que era posible (hacia el norte), con un pico máximo de más de 2 mil rodados entre las 17 y las 19. La previsión del Ente de la Movilidad de Rosario es que la avenida, con la nueva mano hacia el centro y sur, pueda duplicar al tránsito y tenga pico durante la mañana y por la tarde y descomprima otras calles.

El nuevo enlace será la tercera posibilidad de conectar el norte de la ciudad (y las localidades vecinas) a las que ya están: bulevar Avellaneda y avenida Alberdi, que se conectan con Estanislao López a través del parque Scalabrini Ortiz. Por Avellaneda pasan más de 34 mil vehículos por día (casi un 80% son autos), y por Alberdi algo menos de 32 mil con similar participación de autos.