19 de octubre

Empleo

Producción
Historias de vida

Todos iguales: la Municipalidad continúa facilitando el acceso al trabajo de personas con discapacidad

A través de un programa municipal, empresas rosarinas contratan a personas con diversas discapacidades, ofreciendo oportunidades laborales.

Su trabajo en Todopor SRL no es lo único que tienen en común Guillermo, Carlos, Fernando,  Emanuel y Matías: llegaron allí a través de la intermediación de la Dirección de Empleo municipal. Los tres primeros tienen una discapacidad auditiva, Emanuel una discapacidad visual y Matías una leve discapacidad intelectual.

Hace cinco años, la empresa –comercializadora de productos de poliestireno expandido– se acercó a la Municipalidad para inscribirse como empleadores de personas con diversas discapacidades. En ese momento, cuenta Omar Abdala, encargado de Todopor, estaban buscando personal. “En esa época visitaba a un cliente que tenía a su hijo con discapacidad trabajando y a dos personas más, los tres eran súper amables y se los notaba con ganas de trabajar. A través de ellos conocimos el programa de la Municipalidad y nos acercamos para conocer más”, recordó.

Guillermo y Matías están encargados del molino, donde se recicla el material en bolsas. Emanuel trabaja en una escuadradora que necesita mucha precisión y Carlos maneja un pantógrafo, una máquina de relativa complejidad. Finalmente, Fernando está recientemente incorporado a la planta de 18 empleados de la empresa.

Guillermo cuenta que después de haber dejado su currículum, lo llamaron de tres empresas, pero finalmente eligió ingresar a Todopor. “Trabajé en muchos lugares antes, y acá tengo las mejores condiciones laborales. Me respetan como corresponde y hay buena onda”, cuenta.

Emanuel recuerda que llegó a la entrevista entusiasmado. Había investigado sobre la fábrica, a qué se dedicaban, qué tareas realizaban, mostrando un interés en el puesto laboral que, para los dueños de la empresa, no es una actitud habitual. Hace ya un año y medio que trabaja en el área de producción y tiene varias tareas a su cargo.

Al poco tiempo de las incorporaciones, se realizó una jornada de trabajo entre todos los empleados. En esa instancia, pudieron intercambiar experiencias y realizar ejercicios para entender las vivencias de sus compañeros. A partir de esa instancia compartida, cuentan que el ambiente laboral mejoró muchísimo, y las bromas comenzaron a disminuir, porque los demás trabajadores pudieron entender el esfuerzo que realizan todos los días sus compañeros.

“Son muy agradecidos, porque valoran mucho las posibilidades de trabajo que les damos, pero es importante decir que los agradecidos somos nosotros, porque estamos contentos de que trabajen en nuestra empresa; hace años que nos demuestran su compromiso y responsabilidad”, remarcó Abdala.

“Con nuestra experiencia queremos mostrar que no hay ningún tipo de barrera laboral para emplear a personas con discapacidad, todo lo contrario. Ojalá cada vez sean más las empresas que le den igualdad de oportunidades a todos”, enfatizó el encargado.

Ciudad pionera

Rosario es pionera en la defensa de los derechos de las personas con discapacidad, sosteniendo políticas de participación e inclusión en los diversos aspectos de la vida en comunidad. Desde la Dirección de Empleo de la Secretaría de Producción, Empleo e Innovación del municipio trabajan en la capacitación e inserción laboral en el mercado competitivo de aquellas personas cuyas condiciones particulares de vida han obstaculizado su participación social en diferentes ámbitos, incluido el acceso al empleo.

“Desde la Municipalidad entendemos que en contextos de adversidad como el que vivimos actualmente en nuestro país es cuando los gobiernos tenemos que estar más cerca de quienes tienen mayores dificultades de inserción laboral, que son los que primero sufren las consecuencias de las crisis económicas”, afirmó Marcial Sorazábal, director de Empleo.

El trabajo es un derecho y un medio de inserción social, es dador de identidad para las personas y otorga independencia. Así lo considera la Municipalidad de Rosario que promueve oportunidades para favorecer aquella inserción de estos grupos priorizados. Se busca que las personas logren ingresar en ámbitos laborales competitivos, inclusivos y equitativos, acordes a sus intereses, capacidades y habilidades.

Los colectivos que comprenden al área de grupos priorizados y que están anotados en el registro son las víctimas de violencia doméstica, víctimas de explotación sexual, personas del colectivo de diversidad sexual (travestis, transexuales, transgéneros), personas con discapacidad, personas trasplantadas o en espera de transplante, personas en tratamiento por adicciones, personas privadas de su libertad o salida transitoria, personas en situación de calle y víctimas de armas de fuego.

La metodología de trabajo consiste en una entrevista inicial donde se le confecciona el perfil ocupacional. También pueden participar de un taller de orientación laboral. Las personas quedan registradas en una base de datos y se mantiene un contacto mensual para informarles sobre posibles oportunidades de trabajo.

La Municipalidad toma contacto con las empresas a través de dos vías: las empresas se acercan directamente o son contactadas por el área de Intermediación Laboral. De esta forma, con las empresas interesadas se elabora un perfil del recurso solicitado y se realizan las entrevistas a los posibles candidatos de manera conjunta. La Municipalidad hace un seguimiento de cada inserción laboral, visitando la empresa, constatando la condición de trabajo, el desempeño del trabajador o de la trabajadora, cuáles son los posibles inconvenientes y se releva que esté realizando el trabajo para el que fue contratado.

Desde la Secretaría de Producción se trabaja brindando asesoramiento y sugerencias a las empresas para mejorar su accesibilidad y los puestos de trabajo. Además, se organizan talleres de sensibilización para el personal. Con las personas que forman parte de estos grupos priorizados se trabaja en cursos de formación profesional de empleo y también en otros más específicos, como por ejemplo, talleres de lengua de señas para personas con discapacidad auditiva.